Vettel, multado con 25.000 euros y una reprimenda por “destruir” la báscula de la FIA



Sebastian Vettel, subido a su Ferrari a la espera de salir a pista.
EFE

Sebastian Vettel va a incidente por jornada en el GP de Brasil. Si el viernes fue por un incidente con un tornillo suelto que derivó en una cómica conversación por radio, el sábado en la clasificación salió con algo menos de dinero en su cuenta particular por culpa de un enfado con los comisarios de la FIA.

El subcampeón del mundo de 2018 ha recibido una reprimenda y una multa de 25.000 euros por no parar el motor de su Ferrari durante el pesaje al que le sometieron los técnicos de la Federación. El incidente se produjo mediada la clasificación, que acabó conquistando Hamilton por décima vez esta temporada.

Los comisarios tienen la potestad de ordenar a los pilotos que pasen por la báscula en cualquier momento de la clasificación, y de manera aleatoria. Es lo que decidieron con Vettel, que se tomó muy mal el momento en el que le llamaron. Los ostentosos gestos y gritos por la radio para que los técnicos se diesen prisa acabaron llevándole a obviar la normativa, que es clara: los pilotos deben parar el motor del coche y dejar que sean los comisarios quienes coloquen el monoplaza en los puntos de pesaje de la báscula.


La tensión y la prisa por regresar a la pista en un momento en el que amenazaba lluvia, hizo que Vettel acelerase él mismo para someterse al pertinente examen. Con malos gestos, reemprendió la marcha tras ser pesado, no sin que Jo Bauer, delegado técnico de la FIA, anotase lo sucedido y diese parte a los comisarios de la carrera, entre los que se encuentra la española Silvia Bellot.

Las palabras de Bauer fueron muy duras en el comunicado: “Después de ser pesado, el piloto condujo de los puntos de medición con el motor encendido, debido a lo cual destruyó la báscula. Como no estaba siguiendo las instrucciones y además comprometió la continuación del procedimiento de pesaje, se informa a los comisarios para su consideración”.

Vettel no cumplió varios puntos del procedimiento establecidos en el artículo 29.1.a.i del reglamento deportivo de la FIA: no paró el motor cuando el oficial de la FIA se lo ordenó, golpeó un cono colocado para limitar la zona de pesaje, encendió el motor antes de tiempo y dañó la propia báscula.

Pese a que la normativa es clara, las infracciones numerosas (y así lo refleja el propio comunicado de la resolución del caso) y que las quejas de Bauer son demoledoras, la FIA consideró suficiente castigo la reprimenda y la cuantiosa multa para el alemán. “No deberían llamarnos cuando las condiciones son como las de hoy. No es justo, quería que se dieran prisa“, se justificaba Vettel antes de conocer la sanción.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: