Un juez anula la hipoteca inversa de un anciano ante la “evidente falta de información” que le proporcionó banco


Un juez ha anulado la hipoteca inversa contratada por un anciano de 90 años al considerar que el único actor beneficiado era la entidad bancaria y afirmar que la contratación se firmó con “evidente falta de información”.

En 2008, el anciano contrató junto a su mujer, fallecida el año pasado, una hipoteca inversa que le permitía recibir un pago mensual (en este caso de 427 euros) a cambio de que el banco se quedara con la vivienda cuando éste falleciera. 

Este tipo de hipoteca, llamada también ‘pensión hipotecaria’, es bastante recurrente entre las personas mayores de 65 años que buscan complementar su pensión de jubilación y poder seguir conviviendo en la vivienda de la que son propietarios. Así, en el caso de que los herederos quieran disfrutar del inmueble, deberán liquidar la deuda que se ha ido saldando con esos préstamos. 

Según consta en la sentencia del juzgado de Primera Instancia número 21 de Zaragoza, a la que ha tenido acceso el ‘Heraldo’, no se informó de correctamente al cliente, que “no hubiera contratado este producto por no ser beneficioso para él sino que solo lo era para la entidad bancaria”. 

Así, el fallo estima la demanda del anciano, que pidió declarar nulo el contrato al considerar que hubo “error de consentimiento”, por lo que deberá devolver el dinero -unos 25.000 euros si restan los 40.000 euros de intereses del banco- para proceder a deshacer la operación. 

Pagaba más dinero en intereses que el que recibía 

En definitiva, el fallo constata que, además de incluirse unos intereses “elevados” para los tipos de aquella época, la contratación se firmó con “evidente falta de información” sin ofrecer al cliente ningún tipo de “asesoramiento externo” y ocultando la cuantía de intereses a pagar. 

Y es que se fijó un tipo fijo del 6,25% durante los primeros 17 años y, a partir de entonces, aumentó más de dos puntos. “Al final del plazo terminaba pagando más dinero en intereses que el que recibía“, afirma el informe pericial presentado por el demandante.

“Los principales beneficiarios son los herederos que, en caso de no haberse declarado la nulidad, tendrían que haber devuelto todo el dinero para recuperar la vivienda”, explica el abogado al mismo periódico. 



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: