triple sin mirar contra los Rockets de un Harden muy pasado de peso


Hay que tener una confianza muy alta en uno mismo para hacer lo que hizo LeBron James en el partido entre Los Angeles Lakers y Houston Rockets. 

El líder de los vigentes campeones de la NBA se tomó por lo personal el reto de Dennis Schröder desde su banquillo de que no era capaz de hacerlo, y no lo dudó: Markieff Morris le dio la bola en la pintura, él se fue hasta la línea de triples, lanzó… y mientras el balón estaba en el aire, se dio la vuelta. La pelota se coló por el aro mientras ‘King’ James miraba a la grada. 

Desde cualquier perspectiva es una de las canastas del año.

Aun así, LeBron tiene claro que en los triples hay un ‘jefe’: Stephen Curry. “Definitivamente Steph (es el que mejor en triples). La manera en la que tira es hermosa, y consigue meter tiros muy difíciles. Sientes que de 9 triples que tira va a meter 10”, admitió después.

‘Big’ Harden critica a su equipo

La otra imagen del día la protagonizó James Harden. Nadie puede evitar mirar al otrora MVP de la NBA, con un sobrepeso obvio y sin pasar de los 20 minutos otra vez. Está cuajando sus peores números desde 2012 y, además, su relación con Houston Rockets está totalmente rota.

James Harden, antes del partido entre Houston Rockets y San Antonio Spurs

Prueba de ello son las críticas que vertió tras el partido con Lakers, que perdieron 100-117. “No somos lo suficientemente buenos. No tenemos química ni talento y se ha visto en los últimos partidos. Amo a esta ciudad. Literalmente he hecho todo lo que podía. Esta situación es una locura y es algo que no creo que se pueda arreglar”, afirmó ante los medios. Harden lleva desde el pasado verano presionando para que le traspasen, con indisciplinas continuas y una evidente falta de profesionalidad.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: