Tras el escándalo Salazar, Nike cierra el Oregon Project


Agencias

 

Periódico La Jornada
Sábado 12 de octubre de 2019, p. a15

Washington. Nike comunicó ayer sus planes de poner fin al Oregon Project tras la suspensión, la semana pasada, del entrenador de atletismo estadunidense de origen cubano Alberto Salazar por infringir las reglas antidopaje.

Esta situación, sumada a otras acusaciones falsas, molesta a muchos atletas y les impide concentrarse en sus entrenamientos y en las competiciones declaró el presidente del grupo deportivo estadu-nidense, Mark Parker, en un mensaje interno a sus colaboradores.

“Por tanto, he tomado la decisión de poner fin al Oregon Project”, agregó el directivo.

Este centro de entrenamiento se creó en 2001 en el campus de Nike en Oregón (noroeste de Estados Unidos) para romper la hegemonía de los etíopes y kenianos en las carreras de medio fondo y larga distancia, reclutando jóvenes talentos y multiplicando las innovaciones en materia de preparación.

El jefe de Nike, no obstante, siguió apoyando a Salazar, quien fue entrenador de Mo Farah –cuatro veces campeón olímpico y seis veces monarca del mundo en 5 y 10 mil metros–, al considerar que una suspensión de cuatro años para alguien que actuó de buena fe, es incorrecta.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos (Usada) “estableció que no hubo dopaje orquestado ni hallazgos de que drogas destinadas a mejorar el desempeño hayan sido usadas en los atletas del Oregon Project y destacó el deseo de Alberto de seguir todas las reglas”.

Al mismo tiempo, sin embargo, admitió que Alberto no puede entrenar mientras se espera el resultado de su apelación.

Hace una semana Salazar, de 61 años, fue suspendido cuatro años por incitación al dopaje por la Usada. El entrenador era la columna vertebral del Oregon Project, un grupo de élite financiado por Nike.

El sitio web del proyecto ya no es accesible y sus redes sociales fueron cerradas. Atletas de ese programa ganaron tres medallas de oro en el Mundial de Atletismo de Doha, que terminó el domingo pasado.

La holandesa Sifan Hassan ganó los mil 500 y 10 mil, mientras el estadunidense Donavan Brazier se hizo con el oro de los 800 metros. No hay ninguna señal de que alguno de los dos atletas haya estado involucrado en dopaje.

Farah también ha enfrentado nuevas preguntas sobre su relación con Salazar. El británico de origen somalí nunca ha dado positivo en pruebas de dopaje, esperó más de dos años después de que fueran hechas las primeras acusaciones contra Salazar para finalmente separarse del entrenador en 2017.

Farah correrá en Chicago

El británico correrá este domingo el maratón de Chicago que ganó hace un año con 2:05.11, su mejor crono. El estadunidense Galen Rupp, otro atleta del Oregon Project, también competirá.

No hay ninguna acusación en mi contra. No he hecho nada malo. Seamos claros, estas acusaciones son sobre Alberto Salazar y el Proyecto Oregon, respondió Farah durante la conferencia de ayer en Chicago.

El escándalo Salazar tuvo un impacto moderado en el precio de las acciones de Nike, y después del anuncio del viernes, aumentó 1.65 por ciento a 94.53 dólares en Nueva York, en un mercado que creció 1.54 por ciento.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: