Taichí, de arte marcial prohibido a Patrimonio Cultural


Afp

 

Periódico La Jornada
Miércoles 13 de enero de 2021, p. 5

Pekín. El taichí, bajo su nombre chino Taijiquan, fue inscrito por la Unesco en su lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, un nuevo reconocimiento internacional de la civilización china después de la caligrafía (2009), la ópera de Pekín (2010) y la acupuntura (2010).

Arte marcial que existe desde hace siglos, el taichí fue originalmente diseñado para el campo de batalla, pero en la actualidad se considera principalmente una forma de ejercicio físico o gimnasia suave.

Es practicado por innumerables personas de todas las edades en China, sobre todo en las calles o en los parques, donde se les puede ver encadenar movimientos lentos y rápidos para mantener en forma el cuerpo y la mente.

Un profesor de taichí agarra delicadamente a su alumno, antes de enviarlo bruscamente al suelo. Al igual que ellos dos, los chinos están orgullosos de la inscripción de este arte en el Patrimonio Mundial.

Es gratificante que nuestra cultura pueda ayudar a que la gente de todo el mundo esté en mejor forma, dijo Wang Zhanjun, de 47 años, en su sala de entrenamiento en las afueras de la plaza de Tiananmen en Pekín.

Estoy muy contento, subrayó junto a sus cuatro alumnos este imponente hombre con la cabeza rapada, multimedallista del taichí, que enseñó sus técnicas al actor Jet Li, estrella de películas de acción.

El taichí consiste en la realización de una serie de movimientos en solitario o de gestos de combate.

Se considera que mejora la postura, fortalece el cuerpo y aumenta la flexibilidad de las articulaciones.

El taichí hace a sus practicantes más guapos o más bellas, asegura sonriendo Wang Zhanjun. Un beneficio, según él, debido a la práctica deportiva, pero también al hecho de gestionar mejor su respiración y así aumentar el contenido de oxígeno de la sangre.

El taichí sufrió durante la Revolución Cultural (1966-1976), cuando los maestros eran perseguidos, acusados de propagar un arte feudal. Una vez superado el periodo, la disciplina resucitó.

Entre los 80 y 90, mi padre, un maestro de la disciplina, viajó a Japón, a Europa, y especialmente a Francia para popularizar el taichí, explica Wang Zhanjun. El trabajo de la generación anterior está dando sus frutos, ya que ahora muchos extranjeros hacen el camino inverso y vienen [a China] a aprender.

El taichí no es una disciplina uniforme. Cuenta con varias escuelas, a menudo identificadas por el nombre de un clan y cuyas prácti-cas difieren.

En occidente, el estilo Yang, con sus gestos circulares y lentos, es generalmente el más popular.

El de la escuela Chen, que practica Wang Zhanjun, comprende movimientos más dinámicos, más marcados por la parte combatiente del taichí. A éstos se les pueden añadir el uso de armas como espadas, palos o puñales. Debido a la dificultad de unificar sus estilos, no es reconocido como deporte olímpico.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: