¡Socorro, he perdido un dedo! Los seis pasos para su reimplantación urgente



Sigue siendo frecuente que se produzca la amputación de algún dedo ante el manejo de las maquinarias industriales.
GTRES

Por desgracia sigue siendo frecuente que se produzca la amputación de algún dedo manejando maquinarias industriales o, por ejemplo, participando en deportes de riesgo. La reimplantación es la indicación quirúrgica para este tipo de situaciones, un procedimiento que devuelve la circulación y la vida a la parte amputada.

Es una intervención que debe realizarse de forma realmente urgente. Si el tiempo pasa, el pronóstico será peor. Según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), se realiza mejor en las primeras seis horas después de la lesión, aunque aún puede ser exitosa si la parte amputada se ha conservado refrigerada hasta 24 horas después. ¡El tiempo es oro!. Además la reimplantación sólo puede realizarse cuando esas zonas cercenadas se encuentran en condiciones de reimplantación.

“El uso de la reimplantación es corriente en muchos centros médicos del mundo, en especial para manos y dedos, campos en los que se ha logrado gran desarrollo. El éxito de los reimplantes varía según la experiencia de cada centro pero fluctúa de un 40% a un 80%”, precisa la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).


No obstante, a pesar de recuperar ese miembro perdido, no se dispondrá de la misma flexibilidad después de la cirugía y el dolor y los cambios en la sensibilidad pueden permanecer.

Aunque las intervenciones más frecuentes son con dedos, se han descrito reimplantes de cuero cabelludo, de orejas, de nariz, de labios, de cara, de pene, de piernas, de pies, de antebrazos y de manos.Los niños son los mejores candidatos para la cirugía de reimplantación, debido a su mayor capacidad para cicatrizar y de regenerar tejido.

El caso de ‘Juan’

Hace poco a un varón de 59 años, llamémosle ‘Juan’, hubo que reimplantarle de urgencia un dedo de la mano tras sufrir un accidente laboral cuando se encontraba realizando maniobras con maquinaria pesada en una explotación minera de la provincia de Huelva. Fue el equipo de cirugía reparadora del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de la capital hispalense el que llevó a cabo la operación con éxito en apenas seis horas, a pesar de la alta complejidad que conlleva la técnica empleada.

El doctor Pedro Fernández Vélez, especialista del  Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla, cuenta que su caso requirió de siete días de hospitalización hasta comprobar el estado vascular de la parte reimplantada. Actualmente, el paciente se encuentra en proceso de rehabilitación con una correcta utilidad del dedo y en fase de recuperación nerviosa.

“En teoría casi cualquier parte que haya sido amputada puede ser puesta de nuevo en su posición original siempre y cuando sea técnicamente posible, los beneficios sean mayores que las desventajas y los resultados finales sean mejores que la reconstrucción con otros métodos menos complejos”, explica el especialista.

Los seis pasos que suelen seguir los expertos en este tipo de cirugías:

  1. Anestesia general o local (raquídea o epidural) con la que se duerme a la persona completamente para que no sienta dolo, o bien para adormecerle el brazo o la pierna.
  2. El cirujano extirpa el tejido dañado.
  3. Se recortan los extremos de los huesos.
  4. El cirujano pone el dedo de la mano o del pie, llamado ‘dígito’, en el lugar que le corresponde, y se procede a unir los huesos con alambres o con una placa y tornillos.
  5. Se reparan los tendones, seguidos de los nervios y de los vasos sanguíneos. La reparación de los nervios y de los vasos sanguíneos es el paso más importante para el éxito del procedimiento. De ser necesario, se utilizará tejido con nervios y vasos sanguíneos de otras partes del cuerpo.
  6. Se cierra la herida y se coloca un vendaje.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: