Ribera advierte que las centrales nucleares no pueden cerrar por deseo de las eléctricas: “No son fruterías”


La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha advertido este miércoles que las centrales nucleares no pueden cerrar por deseo de las eléctricas: “La electricidad no es lo mismo que el sector de los caramelos o las fruterías, es un sector enormemente regulado”.


Así se ha pronunciado este miércoles por la mañana durante una entrevista en TVE recogida por 20minutos, en la que ha dicho que “si los propietarios de una central consideran que deben cerrar, tienen que solicitar autorización para que se analice si es posible, o si por la seguridad del suministro no es posible, no pueden hacerlo por sí solas”, ha recordado.

Tal y como ha explicado, las centrales nucleares están sujetas a disposiciones de seguridad nuclear y para cerrar o regular su producción están sujetas a calendarios y disposiciones del Gobierno: “Ellos saben perfectamente que es así”, ha dicho.

El sector eléctrico ha rechazado las medidas “intervencionistas” presentadas este martes por el Gobierno para rebajar la factura de la luz al considerar que van en contra de las compañías eléctricas, a la vez que las nucleares han vuelto a amenazar con parar su producción si el Ejecutivo sigue adelante con el proyecto de ley del CO2, como ya hicieron el pasado mes de junio. 

Preguntada por este asunto, Teresa Ribera ha sostenido que su intención es “dejar pasar unos días” para sentarse a escuchar las dificultades que las medidas del decreto anunciado este martes puede causar a las eléctricas: “Veremos con ellos las medidas que se han tomado”.

Teresa Ribera ha sostenido que su intención es “dejar pasar unos días” para sentarse a escuchar a las eléctricas

En este sentido, la titular de Transición Ecológica ha asegurado que “es importante seguir avanzando en medidas estructurales que cambien nuestro modelo energético” y ha insistido en la idea de que el Gobierno ha querido transmitir que es “sensible” a este problema.

Una cuestión que, según Ribera, “se corresponde con turbulencias internacionales” y “no es algo propio del mercado ibérico”. “Está ocurriendo en el resto de Europa, en algunos casos con mucho dramatismo e intensidad por lo que es muy importante buscar soluciones compartidas a nivel europeo. Es muy importante coordinar respuestas que puedan paliar el impacto de la evolución del gas natural en la factura de la ciudadanía”. 

Asimismo, la vicepresidenta tercera ha considerado que “es obvio” que también hay que tomar medidas a nivel nacional, por lo que cree que es “importantísimo estar pendientes”.

Críticas al PP

Por otra parte, preguntada por la actitud del PP desde la oposición, Ribera ha afeado que votaran en contra de la bajada del IVA de la electricidad y le ha parecido “curioso” que no respaldara la aminoración del CO2. “Se oponían a cualquier medida y al mismo tiempo nos exigían reducir la factura de la luz. ¿Les preocupa la situación de las empresas o la de los consumidores? No tienen más estrategia que decir que no a todo porque sí”, ha criticado, al tiempo que se ha mostrado “abierta a escuchar”.

Estas son las centrales nucleares en actividad en España.

Este martes por la noche, en una entrevista en el programa Hora 25 de la Cadena Ser, la vicepresidenta también aseveró que no es posible “el parón” de las nucleares ni le consta la reducción de la energía que producen, ya que el sistema eléctrico debe garantizar el suministro y el Consejo de Seguridad Nuclear y Red Eléctrica “están pendientes del buen funcionamiento”

“Esto es lo que hace que la legislación prevea si es posible o no cerrar cualquier central -expuso-. Si hay un propietario de una central que quiere cerrarla deberá notificarlo y habrá que ver si es compatible o no con el suministro. Es muy probable que dado que se cuenta con una previsión de cierre de las centrales, que Red Eléctrica considere que el funcionamiento de las nucleares es necesario”. Por ello, sostuvo que es muy probable “que no sea posible cerrar las nucleares”.  

El plan presentado por la vicepresidenta Teresa Ribera, que permitirá rebajar la factura en un 22%, prevé, entre otras actuaciones, un recorte de 2.600 millones de euros sobre los beneficios de las grandes eléctricas, la reforma fiscal de la factura y la creación de subastas de electricidad para comercializadoras independientes y grandes consumidores. 



MÁS INFORMACIÓN

Facebook