Rafael Guerra promete austeridad y honestidad como titular del Tribunal Superior de Justicia



Rafael Guerra promete austeridad y honestidad como titular del Tribunal Superior de Justicia


▲ El nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México, al momento de emitir su voto por segunda ocasión.Foto La Jornada
Raúl Llanos Samaniego

 

Periódico La Jornada
Sábado 10 de noviembre de 2018, p. 30

Después de dos rondas de votación, 41 magistrados –de un total de 77 presentes– eligieron a Rafael Guerra Álvarez como nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México, cargo que asumirá el próximo 2 de enero de 2019 en lugar de Álvaro Augusto Pérez.

Guerra Álvarez, doctor en ciencias penales, integrante del Poder Judicial de carrera y actual magistrado de la séptima sala penal, fue uno de los dos asesores de Andrés Manuel López Obrador cuando era jefe de Gobierno de esta capital y enfrentó el proceso de desafuero.

El pleno de magistrados inició ayer a las 12 del día con sólo dos ausencias, el único punto agendado fue la elección de quién presidiría este órgano autónomo para los próximos tres años. Tras validar las boletas para el proceso, uno a uno fueron llamados para emitir su sufragio.

En la primera ronda los resultados fueron: Álvaro Augusto Pérez, quien buscaba relegirse en el cargo, 27 votos; Rafael Guerra Álvarez, 29; Manuel Díaz Infante, 11, y Rosalba Guerrero y Celia Marín, cinco cada una.

Al no haber alcanzado el mínimo de votos que marca la ley, que son 40, el presidente del pleno, Enrique Cano, dio paso a una segunda ronda de votaciones, por lo que se abrió un receso, tiempo en el cual Augusto Pérez aprovechó para cabildear con los magistrados y que lo apoyaran al ver lo cerrado de los números. En la papeleta para este ejercicio se incluyó ya sólo a él y a Guerra Álvarez.

En los pasillos del pleno se comentaba que Díaz Infante había propuesto a quienes lo respaldaron en la primera ronda que se inclinaran por Guerra, y así de nuevo pasaron los magistrados a tachar la papeleta. Llegó el conteo y el dramatismo. Hubo un momento en que ambos contendientes sumaban 30 votos cada uno. Todo apuntaba a otra vuelta, pero con las últimas boletas las cosas se inclinaron hacia Guerra Álvarez, quien finalmente sumó 41 sufragios, contra 35 de su contendiente. En el pleno estallaron aplausos y porras al anunciarse a quien será el próximo presidente del tribunal para el periodo 2019-2021.

Los cinco magistrados que tomaron parte en ese proceso tuvieron dos semanas para hacer campaña entre los integrantes del pleno, periodo en el cual Rafael Guerra manifestó su compromiso con la austeridad y la honestidad, si llegaba a ese cargo de representación judicial.

Hace una semana sostuvieron una reunión privada los impartidores de justicia en la que se aprobó, por mayoría de votos, que el presidente electo dure tres años; sin embargo, ayer algunos manifestaron que el tiempo que debe estar Guerra al frente es un año, pues así lo marca la recién aprobada Constitución de Ciudad de México.

Esta polémica está todavía pendiente de resolverse en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a donde el Tribunal de Justicia local interpuso una controversia constitucional.

Finalmente algunos magistrados dijeron que Augusto Pérez se sentía tan seguro de ganar la elección que ya le habían preparado una comida y también la cena.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: