Pueblos originarios, asolados por pobreza, extractivismo y crimen


Foto

▲ En la comunidad de Xpujil, Campeche, se efectuó ayer la Asamblea Regional en Defensa de la Madre Tierra, con representantes de diversas agrupaciones, entre ellas el Consejo Regional Indígena y Popular, en la que reiteraron su oposición al proyecto del Tren Maya por ser un negocio sólo para empresarios trasnacionales.Foto La Jornada

De Los Corresponsales

 

Periódico La Jornada
Martes 13 de octubre de 2020, p. 24

Miembros y representantes de pueblos originarios, acompañados por organizaciones sociales, se manifestaron ayer en Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Yucatán, Campeche, Veracruz, Chiapas, Nayarit y Jalisco, como parte de las jornadas de resistencia de 528 años de los pueblos indígenas, para exigir respeto a su cultura, tradiciones y territorios, arrasados por la pobreza, el crimen organizado y empresas extractivas, así como para repudiar el olvido en que los tienen las autoridades.

Varias movilizaciones respondieron a la convocatoria a la Jornada Nacional de Movilización en Defensa de la Madre Tierra, contra la guerra al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y a los pueblos y comunidades indígenas.

En Xpujil, Campeche, integrantes del Congreso Nacional Indígena se manifestaron contra el proyecto del Tren Maya y reiteraron que las consultas a las comunidades originarias de Calakmul no son legítimas. Todo se ha hecho a base de mentiras de las autoridades comunitarias, que no conocen las dimensiones de impacto negativo de un proyecto como ese, acusaron.

Acusan al Fonatur de engañar y dividir a mayas

Luego de la Asamblea Regional en Defensa de la Madre Tierra, a la que acudieron 50 representantes de agrupaciones indígenas, entre ellas el Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil –acto que se realizó a puertas cerradas–, los participantes emitieron un pronunciamiento en el que reiteran su oposición al Tren Maya por ser un negocio sólo para empresarios trasnacionales.

Acusaron a las autoridades federales, especialmente al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), de engañar a los representantes de las comunidades para que avance el proyecto y de dividir a las poblaciones mayas.

Reiteraron que esta lucha es en defensa de los indígenas y los recursos naturales, a fin de evitar mayores daños y que el mal llamado Tren Maya impacte severamente el medio ambiente y la forma de vida de las poblaciones indígenas.

En tanto, integrantes del Concejo Indígena y Popular de Guerrero-Emiliano Zapata (CIPOG-EZ) y el Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno (CNI-CIG) afirmaron que a 528 años del inicio de la guerra de exterminio en contra de los pueblos indígenas, tal conflicto continúa: Nuestros niños y niñas siguen muriéndose por la desnutrición, sobrevivimos con la escasez de agua y alimentos, en viviendas con problemas de hacinamiento e insalubridad, y padecen atención médica deficiente.

En un comunicado, acotaron que sus territorios “no sólo son arrasados por la llamada pobreza extrema, miseria le decimos nosotros, sino que han sido convertidos en terribles campos de batalla entre cárteles de la droga, partidos políticos y empresas extractivas”.

Consideraron que no hay diferencia entre el progreso que pregonaron Hernán Cortés, Porfirio Díaz, el Partido Revolucionario Institucional y el actual régimen federal. No significa salud, educación, trabajo digno, vivienda, ni respeto a nuestras formas democráticas que como pueblos mantenemos. ¿Por qué su progreso continúa destruyendo nuestros territorios y haciendo más ricos a los ricos?

De acuerdo con el CIPOG-EZ y CNI-CIG, la guerra de exterminio es tan real y palpable que “apenas nos estamos empezando a levantar después de un duro golpe, el asesinato (en 2019) de 18 de nuestros integrantes a manos del crimen organizado, en esa ocasión representado por (el grupo criminal) Los Ardillos, y el cerco que continúan ejerciendo en contra de 22 de nuestras comunidades en la región de la Montaña Baja” de Guerrero.

Olvidados en la pandemia

Miembros de la Gubernatura Nacional Indígena y de la Unión de Indígenas Radicados en Acapulco, Guerrero, marcharon en ese puerto y realizaron un mitin ante la estatua del emperador mexica Cuauhtémoc, donde reprocharon la falta de ayuda oficial para enfrentar los estragos ocasionados por el Covid-19. También se quejaron de la exclusión, marginación y discriminación que sufren.

Por separado, académicos y activistas afirmaron durante el foro virtual Empoderamiento y derechos de los pueblos originarios, promovido por la Universidad Autónoma de Guerrero, que no hubo nada que celebrar este 12 de octubre, especialmente para los indígenas mexicanos, que se han mantenido en lucha por su identidad.

La académica Alejandra Lucas matizó: No todo es bueno en el entorno de los pueblos originarios, pues hay costumbres que han perdurado como el machismo, que durante años ha minimizado el papel de la mujer, como en el caso de la cultura totonaca.

A su vez, habitantes de regiones purépechas bloquearon en Michoacán la carretera Pátzcuaro-Uruapan a la altura de San Juan Tumbío; la vía Morelia-Zacapu, en Naranja de Tapia; la Nahuatzen-Paracho en Aranza, y la carretera Cherán-Zamora en Santo Tomás, para exigir respeto a la autodeterminación, autogobierno y autonomía presupuestal de los indígenas de la entidad.

El coordinador del Consejo Supremo Indígena de Michoacán, Pável Guzmán, señaló que las autoridades tradicionales de 62 comunidades piden respeto a sus sistemas de seguridad y justicia, que funcionan desde hace siglos. Asimismo, se solidarizaron con el CNI en la defensa de la Madre Tierra y en repudio a cualquier acción que atente contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Asimismo, bloquearon cuatro carreteras en la entidad.

Maestros adscritos a la sección 18 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) marcharon en Morelia y demandaron que se quite la escultura Los Constructores, que plasma la explotación a los purépechas durante la Conquista.

Representantes de comunidades mixes y zapotecas, así como de organizaciones civiles que integran el movimiento Resistencia Civil del Istmo se plantaron frente a las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Juchitán, Zanatepec, Matías Romero, Tehuantepec, Ixtepec, Donaji, Revolución Guichicovi, Salina Cruz y Jesús Carranza, en Oaxaca, lo mismo que en Coatzacoalcos, Veracruz, para conmemorar los 528 años de resistencia indígena y exigir que se reduzcan las altas tarifas de la empresa productiva del Estado, que han generado actos de criminalización en contra de sus dirigentes.

Además, rechazaron el proyecto del Corredor Interoceánico en el Istmo de Tehuantepec. En Matías Romero, el plantón estuvo encabezado por integrantes de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), Resistencia Civil del Istmo y de Sol Rojo, mientras en Juchitán protestaron los integrantes de la Red de Usuarios de Energía Eléctrica en Resistencia, así como de la Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo-Movimiento de Liberación.

También hubo movilizaciones de dichas organizaciones en los municipios de Jesús Carranza, Las Choapas y Coatzacoalcos, Veracruz, frente a instalaciones de la CFE.

En Mérida, Yucatán, miembros de la organización Jach Ma’alob (Escuchen Bien, en maya), principalmente indígenas, protestaron con motivo del Día de la Raza en el Monumento a la Patria, en Paseo de Montejo.

Como parte de la Jornada Nacional de Movilización en Defensa de la Madre Tierra, contra la guerra al EZLN, pueblos y comunidades indígenas, miembros del Movimiento Campesino Regional e Independiente, entre otras organizaciones, se manifestaron ayer en Palenque, Chiapas.

En Tepic, Nayarit, delegados de pueblos coras y wixárikas se reunieron ante al palacio de gobierno del estado, donde pidieron no ser usados como accesorios folklóricos en campañas políticas y que haya personal que hable su lengua en hospitales públicos del estado, entre otras peticiones. Asimismo, lamentaron que se les relegue al tomar decisiones gubernamentales.

Mientras, autoridades tradicionales de pueblos originarios de Morelos y otros estados celebraron en conferencia de prensa que en las elecciones locales de 2021 el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana obligará a los partidos políticos a incluir candidatos indígenas a diputaciones, regidurías y presidencias municipales. A continuación participaron en una misa celebrada en la catedral de Cuernavaca.

Sergio Ocampo, Héctor Briseño, Ernesto Martínez Elorriaga, Diana Manzo, Myriam Navarro, Rubicela Morelos, Lorenzo Chim y Luis A. Boffil



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: