Por temas contractuales, Sabo Romo negocia si se queda en Caifanes


▲ Saúl Hernández y Sabo Romo, (a la derecha), integrantes de Caifanes, durante una presentación.Foto Notimex

Ana Mónica Rodríguez

 

Periódico La Jornada
Sábado 21 de noviembre de 2020, p. 8

Sabo Romo, bajista de Caifanes, está negociando su permanencia en esa legendaria banda de rock luego de 33 años, pues aseguró estar inconforme con situaciones contractuales que no se ajustan a sus necesidades.

Este viernes, cuando comenzó la venta al público de los tres autoconciertos que Caifanes ofrecerá en diciembre en la curva 4 del autódromo Hermanos Rodríguez, Romo puntualizó: Ésta es una entidad de cuatro; que va más allá de las parejas, las vanidades, los acuerdos o una serie de cosas que podrían existir y yo no sé, y tampoco me importa, debo decirlo.

La situación se ventila luego de que hace unos días fueron anunciados los autoconciertos del 10, 11 y 12 de diciembre, en los que Romo no aparecía en los promocionales.

Me encantaría que los conciertos se llevaran a cabo durante la pandemia y que el estricto control de higiene y seguridad lo permitieran, pero en una de esas tampoco pasan; lo único que harían estos (autoconciertos), si no llegaran a darse, es que nos abrieron la posibilidad de negociar, lo cual es estupendo.

Sabo Romo hizo estas declaraciones en el programa de Javier Poza, en Radio Fórmula, durante el que sostuvo que los Caifanes son Alfonso, Saúl, Sabo y Diego.

“En este caso, lo único que está pasando sólo es ‘el continuose del empezose’ porque al final hay muchas cosas, sobre todo a nivel administrativo, con las que no hemos compaginado adecuadamente y por las que hemos tenido cierta fricción durante muchos años; las hemos tratado de resolver de la mejor manera y la más conveniente para ambas partes, y por alguna razón, esto no llega.”

Entonces, prosiguió el músico, “esto nos mete en una circunstancia tan terriblemente jodida como una pandemia, que finalmente, unas cosas las acerca y otras la aleja; entonces uno –o más de uno– no sabe, no sabemos, en qué terreno estamos parados”.

Luego de un año de no vernos, de hablar poco y tener contacto para ver qué vamos a hacer, de qué tenemos ganas o cómo proceder, desgraciadamente, desde mi perspectiva, nos encontramos con situaciones que a mí simplemente no me gustan.

Nada personal

Entonces, aseveró el bajista, si me llega un contrato de Caifanes o de quien sea y no me gusta, no estoy obligado a firmarlo, pero sí a tratar de entenderlo y a partir de ahí, establecer una negociación. En esta parte del proceso estamos ahora. Finalmente, se abre una puerta en la que podemos negociar a nivel jurídico, mercantil y legal.

Romo, quien sostuvo que lo anterior no un asunto personal o artístico, destacó: Me parece que este sentir de tocar la puerta y ya no me abran, sí podría, finalmente, llamarse rechazo, pero está formado por un montón de cosas, no estrictamente de cómo sea nuestra relación, que es como la de todos.

A la pregunta sobre si vale la pena seguir en esa agrupación, respondió: “Finalmente, todo esto es inherente al crecimiento de Caifanes. Hace 30 años nos peleamos por pura de hule, pero Caifanes se ha convertido en una industria y un negocio que ha sido importante para todos, y los cuatro –en su momento los cinco–, hemos abonado para que esto suceda; por otro lado, como decía, deseo con todo mi corazón que nadie se confunda o confunda los sentimientos con las ganas de ir al baño”.

Subrayó: Yo amo a Saúl, a Diego, a Alfonso, por supuesto, y cada vez que subimos al escenario hemos logrado hacer que pase, desde el 11 de abril de 1987 hasta diciembre de 2019 en el Palacio de los Deportes. Finalmente, me parece que hemos construido una banda, en la que hemos tratado de transmitir empatía, solidaridad y con muchas situaciones con las que no podamos estar de acuerdo. Esto que pasa es más natural de lo que muchos pueden suponer porque se trata estrictamente de ponernos de acuerdo en una situación mercantil y de negocio.

Sobre el sencillo Heridos, que lanzaron el 7 de marzo de 2019, luego de 25 años desde su última producción musical, Romo dijo que no obtuvo el impacto que debió generar, “por una serie de situaciones, es decir, partiendo de la base de que no estamos hablando del nuevo sencillo de los Cuachalanga de Apizaco, sino de los Caifanes, me parece que merecía trato de rey y creo que no lo tuvo. Esto abona al conflicto porque las cosas no se hacen, no como a mí me gustaría, sino como debería de ser”.

Hasta el cierre de esta edición, Marusa Reyes, mánager de la banda, o Saúl Hernández, quien figura como dueño de la marca, no habían ofrecido alguna declaración sobre el tema.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: