“Por salud, no se debería disputar el Mundial de Doha”



El campeón de Europa de 20km marcha Álvaro Martín celebra la consecución de su título en Berlín.
EFE

El Mundial de atletismo 2019 se disputará entre el 27 de septiembre y el 6 de octubre en Doha (Catar), y apunta a ser uno de los más duros jamás disputados. Especialmente para las pruebas de larga distancia que se disputen fuera del estadio Estadio Internacional Jalifa, debido a las altas temperaturas y la humedad que se esperan para esas fechas.

Es lo que ha hecho una de las grandes bazas españolas para el Mundial, el campeón de Europa de 20 km marcha Álvaro Martín. El marchador de Llerena se ha mostrado muy crítico con la decisión de la IAAF, ya que considera que pone en riesgo incluso la integridad física de los deportistas.

“Hace poco han estado allí los del equipo español de maratón. Nosotros estuvimos en octubre y la verdad es que es una locura. Por salud, no se debería disputar un campeonato de tan alto nivel“, afirmó a EFE el atleta.


“Allí se han corrido maratones, incluso pruebas de ultrafondo, de 100 km, y tenemos referencias de compañeros sobre la aclimatación al calor y, sobre todo, a la humedad. Los de maratón se han sorprendido mucho. Nosotros estuvimos en octubre, por las mismas fechas del campeonato, y ya sabemos lo que nos vamos a encontrar”, señala Martín, que para adaptarse a lo que le espera cuenta con tecnología que le ha prestado el Ejército del Aire español.

La organización de los Mundiales de Doha ya advirtió el problema y como solución fue pasar las pruebas más duras (marcha y maratón) a horas muy tardías. Así, la prueba de 20 km marcha en la que competirá Martín se disputará a las 23:30h (hora local, una menos en España).

Javi Guerra, la gran opción española en maratón, KO

Las difíciles condiciones de Doha ya se han cobrado una víctima en la delegación española y no es una cualquiera: el maratoniano Javi Guerra. Cuarto en los europeos de Berlín, no podrá disputar la cita de septiembre después de haber sufrido una lesión por estrés cuando se estaba entrenando en la ciudad catarí.

“Las condiciones en Doha son durísimas”, advertía Guerra a EFE, lo que le ha hecho perder “dos y tres kilos en tan solo una hora de entrenamiento”. Esa deshidratación ha sido la causa de la lesión, ya que “obligó al músculo a ‘tirar’ del sacro, provocando esta fisura por estrés”.

La dolencia concreta que sufre es una fisura por estrés en el ala sacra izquierda, de la que tendrá que recuperarse a tiempo si quiere estar en perfectas condiciones para su gran objetivo en 2020: los Juegos Olímpicos de Tokio.






MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: