Pide Unicef cubrir necesidades de niños migrantes en Tijuana



▲ El migrante hondureño José Daniel Castro Herrera, de 44 años vende café, sopas y dulces en la antigua sala de conciertos Barretal, que ahora es refugio de más de 2 mil migrantes en Tijuana.Foto Ap
Laura Poy Solano

 

Periódico La Jornada
Sábado 8 de diciembre de 2018, p. 31

Los niños migrantes centroamericanos que permanecen en el albergue temporal El Barretal, en Tijuana, Baja California, no sólo enfrentan necesidades alimenticias, sanitarias y de alojamiento, también se debe garantizar el cuidado integral de su salud física y sicoemocional, afirmó Christian Skoog, representante de la Oficina de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México.

Durante una visita a las instalaciones donde permanecen más de 2 mil 500 migrantes, señaló que el pabellón de servicios especializados para la infancia y adolescencia en El Barretal, diseñado e implementado por la organización multinacional y sus aliados, busca brindarles a los niños de la caravana migrante un espacio seguro para su recuperación sicoemocional y para darles la protección que requieren.

De acuerdo con datos de Protección Civil, inició el censo para conocer el número de niños, mujeres y hombres que permanecen en el albergue temporal, lo que también permitirá identificar mejor sus necesidades.

En su visita a Tijuana, realizada el pasado jueves, Skoog subrayó que pese a que hay mejores condiciones para los menores, aún se deben realizar esfuerzos para garantizar servicios suficientes y de calidad en el alojamiento, instalaciones sanitarias, agua potable y alimentación, así como de acceso a espacios seguros y libre de violencia.

El representante de Unicef en México recordó que hay una obligación tanto de las autoridades estatales como municipales, pues la Ley para la Protección y Defensa de Niñas, Niños y Adolescentes del estado de Baja California, establece en su artículo 83 que es responsabilidad de estos niveles de gobierno proporcionar los servicios necesarios a los menores, independientemente de su nacionalidad o su situación migratoria.

Agregó que los menores migrantes enfrentan condiciones muy adversar pues se ven expuestos a experiencias muy dolorosas, estresantes, riesgosas y desbordantes a lo largo de su trayecto.

Una intervención integral de su salud física y sicoemocional de niños y cuidadores “puede ser muy eficaz, si se realiza a tiempo, para restablecer la confianza en sí mismos y en quienes los rodean.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: