Penultimátum



Cuando El Vicario se escenificó en Berlín en 1963, desató la indignación de la jerarquía de la Iglesia católica. Su maquinaria propagandística trató de desmontar la tesis que despliega en esa obra Rolf Hochhuth, intelectual y dramaturgo alemán fallecido el pasado 13 de mayo: la complicidad y el silencio que guardó la cúpula vaticana, encabezada por el papa Pío XII, con el regímenes nazi y fascista, en Italia.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: