Parteras exigen respeto a su labor



▲ Decenas de parteras marcharon ayer por calles de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a la plaza Catedral, en el centro histórico, para exigir al gobierno estatal respeto a sus derechos y conocimientos.Foto Elio Henríquez
Elio Henríquez

Corresponsal

Periódico La Jornada
Sábado 8 de diciembre de 2018, p. 24

San Cristóbal De Las Casas, Chis., Más de cien parteras tradicionales de unos 30 municipios de Chiapas marcharon en esta ciudad para exigir al gobierno respeto a sus derechos y conocimientos. Aseguraron que el año pasado 39 mil 285 mujeres fueron atendidas por matronas en Chiapas; es decir, casi uno de cada tres partos, y en regiones indígenas como la selva o los Altos, más de la mitad fueron atendidas por ellas.

Exigimos respeto a nuestros derechos porque los médicos de los centros de salud no reconocen nuestro trabajo, nos discriminan y nos ignoran, pues no nos dan los certificados correspondientes, dijo Rosalinda Pérez Roblero, originaria del municipio de Frontera Comalapa.

Lesvia Pérez Guzmán, de Simojovel, de 27 años de edad, señaló que además de exigir reconocimiento oficial, las parteras solicitan que las autoridades les den apoyo económico, porque nuestro trabajo vale mucho.

Llevo cinco años trabajando de partera; lo aprendí de mis abuelas. Estamos preparadas y capacitadas para atender partos porque tenemos un don espiritual y existimos desde antes que los médicos, aseveró la joven.

Acompañadas por algunos hombres, las mujeres marcharon del sur de San Cristóbal a la Plaza Catedral, situada en el centro histórico, donde realizaron una ceremonia tradicional maya. Pérez Roblero comentó que del 5 al 7 de diciembre participaron en el Cuarto Encuentro del Movimiento de Parteras de Chiapas Nich Ixim, creado en octubre del año pasado.

Nuestro movimiento es un camino que fortalece y expresa nuestro modo de conocer y cuidar la vida y está preparado para dialogar y convivir en respeto e igualdad con otros conocimientos, como con los médicos y otras estructuras del sistema de salud, afirmaron.

La partería empírica y tradicional no es una excepción o una expresión de atraso, sino un conocimiento vivo con su propio modo de expresión y enseñanza que ilumina la totalidad de la vida.

Nuestro movimiento está abierto a adquirir nuevas habilidades y herramientas para nuestro trabajo, pero no permite que se nos falte el respeto o se nos ningunee porque tenemos otras fuentes de conocimiento y nos expresamos de manera diferente, agregaron.

Insistieron en que las instituciones deben reconocer y respetar sus derechos; que haya servicios de salud de calidad para todas las mujeres durante el embarazo, parto y posparto, sobre todo a las que son trasladadas de urgencia, además de mejorar las condiciones de trabajo de las comadronas.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: