No tengo nada contra el reguetón; el tema no es de géneros, sino de calidad, dice el presidente cubano



No tengo nada contra el reguetón; el tema no es de géneros, sino de calidad, dice el presidente cubano


▲ Estampa de un atardecer en el malecón de La Habana.Foto Ap
Afp

 

Periódico La Jornada
Lunes 24 de junio de 2019, p. a11

La Habana. Ante un selecto grupo de intelectuales, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel aseguró que no tiene nada contra el reguetón, pues el problema no es de géneros, sino de calidad en las expresiones artísticas.

El tema no es de géneros; hay boleros buenos y malos; reguetón bueno y malo; yo no tengo nada contra este último, destacó el mandatario, según un reporte de la reunión, transmitido por la televisión estatal.

Buena parte de la intelectualidad más destacada cubana se ha pronunciado contra el reguetón, incluso el gobierno aprobó en 2018 el polémico decreto 349 contra el empirismo artístico y el arte de mala calidad, que muchos interpretaron como una norma contra el reguetón, un ritmo muy difundido en la isla.

Admiración por Los Beatles

Yo no me detengo en géneros; el tema es de calidad, de contenido, qué es lo bueno en cualquier género y qué lo malo, señaló Díaz-Canel, cuya admiración por la música de Los Beatles es conocida.

Conversó con un grupo de intelectuales reconocidos, antes del congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), que se realizará del 28 al 30 de junio.

El presidente también descartó que el problema radique si la difusión de la cultura se hace en lugares privados o estatales, sino en la calidad de lo que se difunde.

Programación enaltecedora

Hay instituciones estatales que lo que promueven es lo peor, y son estatales; también hay las que tienen una programación enaltecedora, emancipadora, de calidad.

Asimismo, hay instituciones privadas que dan buenas opciones y lo hacen con nuestros artistas, y hay espacios privados que son un desastre.

La política cultural tiene que ser única y en favor de la calidad, indicó.

La Uneac está dirigida desde hace varios años por el escritor y diputado Miguel Barnet, de 79 años, cuya presidencia puede cambiar en el próximo congreso.

Tenemos un reto muy grande: conseguir que la Uneac sea una asociación de su tiempo, actuante, viva, discutidora, polémica, crítica, en un ejercicio responsable, aseguró en la reunión Luis Morlote, vicepresidente primero de la agrupación.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: