Los demócratas aseguran que cada día con Trump en el poder es un gran riesgo para EEUU | Noticias Univision Política


El consenso entre la bancada demócrata parece consolidase rápidamente a favor de abrir un segundo proceso de juicio político al mandatario Donald Trump tras el asombroso asalto que sus seguidores lanzaron al Capitolio.

Numerosos demócratas en ambas cámaras legislativas coinciden en que es urgente destituirlo porque su pobre criterio abre la posibilidad de que adopte decisiones que pongan en riesgo la seguridad nacional. Y al menos un republicano de la Cámara Baja está de acuerdo con el ‘impeachment’.

¿Se justifica empezar un enrevesado proceso de juicio político cuando solamente restan 12 días para que Trump le ceda el poder a Joe Biden?

“Estamos en un lugar muy difícil como país mientras Donald Trump continúe sentado en la Casa Blanca”, advirtió la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi al explicar que está dispuesta a iniciar un juicio político si el vicepresidente Mike Pence no invoca junto al gabinete la Enmienda 25 de la Constitución para destituir a Trump por incapacidad.

Pence no ha dado señales de que esté interesado en activar ese mecanismo constitucional, el cual requiere la aprobación de la mayoría de los integrantes del gabinete. Entretanto, las secretarias Elaine Chao (Transporte) y Betsy DeVos (Educación) han abandonado sus cargos, lo que podría dar a entender que los secretarios que rechazan las acciones del presidente están dejando el gobierno y los que quedan siguen siendo fieles al mandatario.

Trump ya enfrentó un juicio político entre 2019 y 2020 por presionar a Ucrania para que ese país anunciara la apertura de una investigación al hijo del hoy presidente electo Joe Biden, una iniciativa que fue considerada como solicitud de ingerencia en unas elecciones nacionales y un abuso de su cargo. Al final, la mayoría republicana en el Senado terminó absolviéndolo.

Pelosi subrayó la urgencia que en su criterio tiene sacar inmediatamente a Trump del poder al hablar con la máxima autoridad militar del país para evitar que Trump acceda a los códigos nucleares.

Nancy Pelosi le envía fuerte mensaje a Trump: “Si no renuncia comenzaremos el procedimiento para un juicio de destitución”

“Esta mañana hablé con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Mark Milley, para discutir las medidas de precaución disponibles para prevenir que un presidente inestable inicie hostilidades o acceda a los códigos de lanzamiento y ordenar un ataque nuclear”, escribió Pelosi en una carta dirigida este viernes a sus colegas legisladores.

“La situación de este presidente demente no podría ser más peligrosa y debemos hacer todo lo que podamos para proteger al pueblo estadounidense de su asalto a nuestro país y nuestra democracia”, agregó.

La agencia AP reportó que la bancada demócrata prevé presentar el próximo lunes argumentos para enjuiciar políticamente a Trump y someterlos a votación dos días después.

El también demócrata Adam Schiff argumentó en Facebook que “cada día que (Trump) permenece en el poder, es un peligro para la república, y debería abandonar el cargo inmediatamente, ya sea renunciando, con la emnienda 25 o el juicio político”.

Pero la velocidad de la Cámara de Representantes difícilmente pueda repetirse en el Senado, donde tendría que ocurrir un juicio y someterlo posteriormente a votación.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, no ha mostrado interés en agilizar un juicio político contra Trump.

El senador demócrata Joe Manchin III es tal vez la voz demócrata más importante que se ha opuesto a realizar un segundo juicio político al jefe de estado.

“Seamos racionales. ¿Para qué realizar nuevamente el ejercicio si será inútil?”, se preguntó según el diario The Washington Post.

Del lado republicano, solamente el representante Adam Kinzinger y la senadora Lisa Murkowski han pedido la renuncia de Trump, mientras que el senador Ben Sasse ha dicho que “sopesaría sin duda” un juicio político.

El senador Lindsey Graham es de los pocos republicanos que se ha opuesto públicamente a otro juicio político.

“Cualquier intento de enjuiciar al presidente Trump no solamente fracasaría en el Senado sino que sentaría un precedente peligroso para el futuro de la presidencia. Son necesarios ambos partidos para pacificar al país”, indicó.

Graham escribió en Twitter que le corresponde a Biden “pronunciarse y permitir que el país sane”.

Biden ha mantenido desde su campaña electoral un mensaje de que buscará unificar a un electorado dividido por una profunda polarización.

Pero el presidente electo evitó pronunciarse este viernes sobre el tema al decir que “lo que el Congreso decida hacer le corresponde a ellos decidir”, según el diario The New York Times.

Los demócratas tienen la opción de realizar el juicio político después del 20 de enero, ya no para removerlo del cargo sino para inhabilitarle su capacidad de aspirar nuevamente a la presidencia en 2024.

El Senado estará dividido 50-50, por lo cual luce improbable que aparezcan republicanos suficientes para alcanzar la supermayoría de 67 votos incluso después del 20 de enero.

Y aunque no reciba una condena en el Senado, su legado como presidente quedará ligado a un asalto al Capitolio que dejó cinco fallecidos.

Ese saldo en vidas supera al del ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, en 2012, un evento que los republicanos en el Congreso investigaron durante cuatro años.

Falta ver si un segundo juicio político a Trump le podría restar apoyo de sus seguidores más fieles, o si más bien le permite presentarse como una víctima que debe redimirse ante los abusos del “sistema”.

La situación parece ser más clara al interior del Partido Republicano, donde una cantidad creciente de voces se vienen pronunciando sobre la necesidad de desligarse de la imagen de Trump para iniciar una nueva etapa.

Trump ha exacerbado una fractura entre los allegados a sus tendencias populistas y sus denuncias infundadas de fraude, y otra facción más alineada con las prioridades conservadoras tradicionales. Ahora que los demócratas controlarán la Casa Blanca y las dos cámaras legislativas, el grupo republicano crítico con Trump podría ganar fuerza.

Loading



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: