Llevando la música y la docencia en la sangre | ELIMPARCIAL.COM


Con entrega, compromiso y un profundo amor por la música, Gerson Ramírez de 39 años de edad y profesor-director de música desde hace 7 años en la Secundaria 50 “Lic. José F. Guajardo”, comentó la importancia de ser maestro hoy en día.

Explicó que a pesar de las problemáticas que pueden suscitarse en el camino, el ser docente puede ayudar a que en su caso, la música sea vista como una pieza importante en la formación académica de los jóvenes.

INICIOS
Gerson siendo hijo de músicos y llevando así la melodía en sus venas, expresó que antes de dedicarse a la docencia artística, terminó la licenciatura en administración de empresas, donde pudo darse cuenta de la importancia que tiene la música en nuestras vidas.

“Cuando era estudiante de la universidad diseñé algunos proyectos para niños de música donde logré ganar unos premios a nivel nacional, cuestión que hizo darme cuenta la importancia de ella en la formación del joven”, explicó.
 

El profesor ante a esto, indicó que su siguiente pasó fue realizar una maestría en pedagogía, donde dejó que la música fuera su mejor guía y enfoque hacia su objetivo. “Estando en la maestría pude darme cuenta de la importancia que siempre es tener a la música en el área de formación, sin pensar en esos momentos que acabaría siendo profesor”, expresó.

PRIMEROS PASOS EN EL AULA
Ramírez señaló que sus primeros pasos como profesor, los dio siendo docente en el área artística, para más tarde pasarse de lleno al área musical. “Cuando inicié era de esos profes que se llevaba la computadora y las bocinas y les pasaba conciertos para que los jóvenes tuvieran un panorama musical más grande sin despreciar géneros”, mencionó.

MANANTIAL DE OPORTUNIDADES
Gerson Ramírez explicó que ya estando en la secundaria 50 como profesor, se le abrieron más los caminos, pues consideró la oferta como un manantial de oportunidades. “El ser profesor y director aquí, fue poder ver un proyecto más grande pero a la vez un mayor reto, pues tenía que ver como poder utilizar esas herramientas de pedagogía para poder llevar la música a los muchachos” “Yo siempre lo he dicho, en la banda de la secundaria 50, no enseñamos música, si no que por medio de la música enseñamos la convivencia escolar”, indicó. 

EXPERIENCIAS
Ramírez ante a esto y después de más de 10 años siendo profesor, apuntó que una de las mejores experiencias al ser maestro, es cuando logra ver a sus alumnos convertidos en todos unos profesionistas. “Es muy padre ver que te saludan, que en ocasiones tocas con ellos en algún proyecto y que se acuerdan de anécdotas que vivieron en tu clase, son experiencias muy bonitas”.
“A mi me gusta mucho trabajar con jóvenes, de repente si ustedes les preguntan, entre carrilla, regaños y trabajo en equipo pues se lleva una convivencia agradable, ya que hay que señalar que lo más importante es que el joven tenga un desarrollo feliz en esta etapa de su crecimiento”, mencionó.

BUEN PROFESOR
Oswaldo Josué Manzo de 14 años de edad quien se disponía a entrar al ensayo del profesor, aunado a esto, comentó sentirse a gusto con las clases pues dice aprender mucho. “A mí me alegra mucho estar en las clases de música, aprendemos de muchos géneros, no solamente Jazz, y pues la verdad el profe nos motiva mucho, más ahora que podremos ir a Londres y estar frente a la reina”, comentó.

Milca Ibarra Rodríguez de 13 años de edad, por su parte, indicó estar contenta de que el profesor Gerson sea su maestro, pues lo conoce desde que ella estaba en 4to de primaria. “El profesor Gerson me cae muy bien, es chilo pues, no son aburridas sus clases, y está muy padre saber que con él podemos salir a presentaciones, porque es como nosotros, nos comprende”, señaló. 

RETOS A VENCER
Gerson Ramírez por último, mencionó que como docentes, aún hay muchos retos por vencer, pero la clave está en procurar que los años que los alumnos estén en la escuela, sean los mejores.

“No me visualizo no dando clases, para mi es una motivación pensar que vamos a hacer ahora, ver que joven nuevo llegará este año, pues la idea es que el tiempo que estén en el proyecto, valgan totalmente la pena” “Para mi dar clases ya es un estilo de vida e incluso hasta de pensar para poder acomodar tus horarios y buscar la manera en la cual el joven pueda llevarse ese conocimiento”.

“A final de cuentas la importancia de ser docente está en trabajar por cambiar, por poner tu granito de arena y hacer que esto se mejore y que esta juventud sea nuestros lideres en un futuro”, mencionó.

En esta nota



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: