Las ofrendas son la última esperanza para productores de flores en Xochimilco y Tláhuac



Las ofrendas son la última esperanza para productores de flores en Xochimilco y Tláhuac

Foto

▲ La ciudad y sus mercados empezaron a tornarse naranja con el característico olor de esta temporada.Foto Luis Castillo

Josefina Quintero M.

 

Periódico La Jornada
Sábado 17 de octubre de 2020, p. 28

Pese a la contingencia sanitaria la venta de flores se mantuvo, afirmaron productores de Tláhuac y Xochimilco que ahora se preparan para vender cempasúchil, clemorito y crisantemo, que en esta temporada son muy cotizadas para adornar altares, tumbas y ofrendas por la celebración del Día de Muertos.

Ellos saben que en esta ocasión su actividad será diferente por el confinamiento que aún mantiene la Ciudad de México para evitar el incremento de los contagios, lo que dio pie a la cancelación de las festividades, pero las ofrendas son su apuesta, así como las decoraciones que las familias acostumbran en sus hogares, donde no puede faltar el cempasúchil.

A pesar del cierre de panteones, los productores confían en que habrá una buena comercialización porque las flores alimentan el alma de la gente, pero con pesar reconocieron que ante los decesos por el virus las personas han buscado más estos arreglos.

Don Odilón Jiménez, quien se ha dedicado toda la vida a la producción de flores de ornato en San Juan Ixtayopan, esta vez asumió el riesgo y plantó el mismo número de semillas de cempasúchil que el año pasado; en esta temporada por la celebración del Día de Muertos espera vender todas sus 40 mil plantas.

El trabajo empezó el 25 de julio, algunos campesinos fueron previsores y sólo sembraron 60 por ciento de lo acostumbrado; otros, para evitar pensar en la pandemia, se dedicaron a trabajar todo el día sin parar.

Ahora el problema son los puntos de venta: cancelaron el del Zócalo y en Paseo de la Reforma no hubo fecha, comentó Joel Urrutia, comerciante de Xochimilco. Mientras don Odilón ya apartó su lugar en la Central de Abastos, por el cual pagó 8 mil pesos con la esperanza de vender en una semana sus plantas con precios, que van de los 10 a 30 pesos, según la flor.

La venta fuerte ya está a punto de empezar para los agricultores. La producción ya está saliendo, comentó emocionado Édgar López, del barrio de Caltongo, para quien sus principales clientes se encuentran en el norte de la Ciudad de México.

Los ofrendas de los pobladores en San Andrés Mixquic ya se empiezan a planear y todo altar dependerá de su solvencia económica, ya que las habrá pequeñas, de 2 mil pesos, hasta las más grandes que superarán los 5 mil 500, estimaron los pobladores. En ellas colocarán lo que su familiar en vida disfrutaba: pan, fruta, platillos tradicionales, veladoras, licor, calaveras y la flor por excelencia de esta temporada.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: