La muerte de un perrito es tan difícil como perder a un familiar



Cualquier persona que haya tenido o tenga un perro en su vida sabe que es más que una mascota, es parte de la familia, y si algo le pasa sus amos sufren junto con él; sin imaginar lo difícil que sería afrontar su muerte.

Así hubiera gozado de una larga vida saludable o hubieran estado enfermos, que se vayan de nuestras vidas es una pérdida insoportable, explicó la psicóloga Julie Axelrod.

Pero hay personas que no nos suelen entender y nos dicen que lo “superemos” porque nomás “es un perro”.

Así que nos podrían llamar locos pero hay una investigación que respalda nuestro dolor. Y no solo eso, se ha comprobado que perder a un perro es mucho más doloroso que perder a un ser humano, dependiendo de la cercanía que se tenga con el can.

Esto debido a que nos vinculamos con nuestros perritos de la misma manera con la que nos unimos con las otras personas.

Así es, al paso del tiempo viviendo con nuestra mascota, liberamos de nuestro cuerpo las mismas hormonas y sustancias químicas que nos hacen sentir ser amados y conectados con un ser querido.

Pero, si uno de los miembros de su familia humana fallece, hay muchos recursos a los que puede recurrir para superar el dolor. Como el amor y apoyo de familia y amigos.

No obstante, si nuestro perro muere, se espera que continuemos con nuestra vida como si nada.

“Esta pérdida conduce a una gran interrupción en la rutina diaria de alguien, a veces más que la pérdida de seres queridos humanos reales. Tienes que programar tu día alrededor de tu perro y, de repente, perder todo ese orden puede hacer que una persona se sienta completamente perdida”, dijo la especialista a Shared.

Así que si estás pasando por algo similar es comprensible tu tristeza.

Los demás debemos ser más comprensivos y darle la importancia que se merece la tristeza de alguien que acaba de perder a su mascota.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: