La Jornada Guerrero: De nuestras jornadas



Durante la campaña más reciente por la Presidencia, la vía de solución a la violencia parecía estar muy clara para el candidato que hoy es Presidente: había que legalizar las drogas para que dejaran de ser el fruto prohibido que produce márgenes de utilidad de tal magnitud que incitan a cualquiera, aun a costa de su vida, a meterse a un negocio peligroso, ilegal y competido. Había que arrebatar al crimen organizado a los jóvenes pobres y marginados, para que no siguieran siendo reclutados como sicarios desechables; había que depurar las aduanas para que, ahora sí cumplieran su función de impedir el paso de las armas ilegales a territorio nacional, que fortalecen a las bandas delincuenciales; había que abrir centros de educación a lo largo y ancho del país para que los jóvenes tuvieran perspectivas; había que dignificar la vida en las comunidades marginadas, sobre todo de las ciudades, donde crecen la desesperanza y el abandono.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: