La Jornada: Covid fan tutte


Foto

▲ Un momento de Covid fan tutte, con la Ópera Nacional Finlandesa.Foto Captura de pantalla

L

a Ópera Nacional Finlandesa tenía prevista y preparada la representación de La valkiria de Wagner, finalmente suspendida por la aparición del nefando coronavirus. Poco después, un equipo artístico estelar decidió realizar un exorcismo del virus, creando y poniendo en escena otra ópera. El resultado del proyecto es Covid fan tutte (Escenas de una primavera viral), demencial y muy divertida extrapolación de la ópera casi homónima de Mozart, puesta en escena recientemente… con público.

Covid fan tutte tiene como sustento un libreto enteramente nuevo, redactado en finés por Minna Lindgren y adaptado a la música de Così fan tutte (con algunas interpolaciones muy reconocibles de Las bodas de Fígaro y La flauta mágica), y esta nueva ópera, cabalmente posmoderna, tiene tanto de comedia como de sátira, farsa, vodevil y burlesque. Detrás del descabellado y exitoso proyecto se encuentran las cabezas pensantes de dos grandes músicos finlandeses, la soprano Karita Mattila y el director de orquesta Esa-Pekka Salonen, y el reparto de esta jocosa ópera es 100 por ciento finlandés. A los personajes originales de la obra de Mozart se añaden una intérprete de lengua de señas, una gerente de interfaz con el cliente que funge como maestra de ceremonias, un tal Mouzart y, de modo importante, el mismísimo virus SARS-CoV-2, personificado por la coreógrafa y bailarina Natasha Lommi.

Puede decirse que, en cierto sentido, Covid fan tutte es una auténtica ópera salvaje, en la medida en que, literalmente, no deja títere con cabeza. La ácida pluma de Lindgren pasa a cuchillo a Wagner, Puccini, Bizet, Sibelius, Mozart, la ópera toda, el infame murciélago chino, el gel, el encierro, la inmunidad de rebaño, las fake news, los falsos expertos, los guantes, los ministros, el gobierno, la famosa casa de diseño Marimekko, la especulación con el papel higiénico, la educación a distancia, el maldito Zoom, la cocina como evasión paliativa, los grupos vulnerables, las vacunas de dudoso origen y más dudosa eficacia, la seudociencia, los comentócratas, la histeria colectiva, las relaciones en Tinder con distancia social, los sindicatos de la ópera y esa cosa detestable llamada nueva normalidad.

Entre los elementos escénicos y narrativos aquí planteados aparecen (mixturados en una lúdica licuadora de imágenes y conceptos), los ubicuos teléfonos celulares, varios montacargas, probadores de tienda de ropa, una elíptica de gimnasio, una edípica serenata, una ama de casa que se ahoga en una tina de potaje, un gigantesco y peripatético condón, la banca y la economía representados por Rico Mac Pato y muchas cosas más. En medio de este abigarrado panorama escénico, el texto de Lindgren se las arregla para proponer momentos de una desparpajada autocrítica sobre ciertos elementos del carácter y el talante de los finlandeses, que en un pasaje de la ópera afirman que esto no puede ocurrir aquí. Karita Mattila hace oficialmente el papel de Despina, pero también se representa a sí misma y a todas las divas operísticas de la historia. En medio de este sabroso Singspiel sazonado con una buena dosis de video (el coro, claro, aparece como el ya tradicional mosaico virtual), el dulce terceto Soave sia il vento se convierte en una loa al cubrebocas, mismo cubrebocas que es causa puntual de la mudez de Papageno. Al final de Covid fan tutte, después de un largo vaivén entre el pánico y la negación, y una buena dosis de crítica social, artística y cultural, se percibe una pincelada de cauto optimismo… quizá tomada en serio, quizá no. Todo este relajo virológico-mozartiano está sustentado por un quehacer musical impecable; es decir, todo está muy bien tocado y muy bien cantado, a diferencia de tantos proyectos análogos en los que la intención satírica sirve de pobre justificación para mandar al diablo la calidad musical. (Aquí somos expertos en ese enfoque.)

La puesta en escena de Covid fan tutte del primero de septiembre de 2020 fue registrada en video, y la Ópera Nacional Finlandesa ha puesto en línea la grabación, disponible hasta el 30 de marzo de 2021. ¿Dónde? Les ahorro la búsqueda y consigno aquí el link respectivo: https://oopperabaletti.fi/en/stage24/covid-fan-tutte-recording/.

Acérquense a Covid fan tutte; es un espectáculo que ofrece diversión y reflexión a partes iguales.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: