La impugnación del Nobel a Handke ‘‘puede escalar a una mayor tensión’’, dice Héctor Orestes Aguilar



La impugnación del Nobel a Handke ‘‘puede escalar a una mayor tensión’’, dice Héctor Orestes Aguilar

▲ Peter Handke muestra un hongo que recogió en el jardín de su casa en Chaville, cerca de París, luego de conocer que la Academia Sueca le había conferido el Premio Nobel de Literatura 2019.Foto Ap

Reyes Martínez Torrijos

 

Periódico La Jornada
Sábado 12 de octubre de 2019, p. 2

El anuncio del Premio Nobel de Literatura 2019 para Peter Handke ha concitado el rechazo de la fundación Madres de Srebrenica, intelectuales de Europa Central, el Pen Club estadunidense, el escritor indo-británico Salman Rushdie y el filósofo esloveno Slavoj Žižek.

‘‘La impugnación puede escalar a una mayor tensión”, refiere el escritor y diplomático cultural Héctor Orestes Aguilar, gran conocedor del autor austriaco.

Aguilar refiere a La Jornada una declaración que Handke dio hace algunos años: ‘‘Pero reitero, enojado; reitero lleno de rabia contra los criminales, comandantes y estrategas serbios: Srebrenica es el peor Crimen contra la Humanidad cometido en Europa después de la Segunda Guerra.”

Handke ha sido criticado con fuerza por su apoyo a Serbia en los conflictos en la ex Yugoslavia. La memoria del drama producido por las masacres y la limpieza étnica en la región volvieron a la luz.

Aguilar mencionó algunas posibles explicaciones a la actitud extraliteraria de Handke, pero sobre todo se congratuló del fallo de la Academia Sueca. Adjudicar el galardón ‘‘a alguien tan perseguido por la polémica como él, me asombró. La lucidez, el valor y la madurez de la Academia Sueca. Considerar a un autor que ha atravesado pasajes polémicos, de un veto explícito incluso que le impidió recibir antes el premio, en un momento en que el ojo público está muchísimo más atento y tiene más elementos para vetar ese tipo de decisiones, es algo que todos tenemos que reconocer, admirar y celebrar”.

Inteligencia que se percata de la demonización de Serbia

Handke, añade Héctor Orestes Aguilar, es un ‘‘excelente ejemplo de una inteligencia que se percata de la demonización de Serbia pa ra unificar a Occidente e imponer un castigo ejemplar a todo un país por las acciones de los militares serbios. Eso también es un acto de barbarie y sinrazón. Es la única manera que se podría explicar su actitud”.

Sin embargo, rechaza conocer ‘‘las pulsiones internas de alguien como Handke, de una intelectualidad tan compleja que lo llevan a tomar partido por algo tan evidentemente reprobable. Ningún escritor de nuestra órbita hubiera apoyado a Slobodan Milosevic. Nos resulta incomprensible soportar un régimen que llegó a la barbarie”.

Entre las posibles razones de Handke, Aguilar menciona el origen cultural del escritor austriaco: es de Carintia, habitado por una minoría eslovena. Pidió a los lectores que confrontaran la novela No ha lugar a proceder, de Claudio Magris. ‘‘Ahí se ven los conflictos de los eslovenos de Trieste. ¿Qué nos enseñan estas nacionalidades que han vivido mezcladas? Enseñan que la historia no está dividida entre culpables e inocentes, victimarios e inocentes, malos y buenos.

‘‘No se trata de aprobar o no aprobar sino de entender por qué alguien lúcido y que conoce los mecanismos que llevaron a la Segunda Guerra Mundial y la impronta que dejó en la gente en Europa Central; además en sus obras se ve todo el impacto sicológico del nacionalsocialismo y de esa contienda bélica.”

Aguilar menciona que Handke le recuerda la actitud de Karl Kraus a principios de siglo XX, quien se opuso a la manipulación de la opinión pública para fabricar ‘‘un consenso que desemboca en una hecatombe”: la Primera Guerra Mundial.

En contraste, ‘‘la criminalización de Serbia, por una parte muy justificada, llegó a un grado de extrema dureza contra ese país. A los civiles. Puedes generalizar a Milosevic y su junta militar, pero no puedes bombardear inclementemente y destruir la sociedad Serbia”.

Decisión ‘‘escandalosa y vergonzosa’’

Ayer políticos y personajes de Bosnia, Kosovo y Albania criticaron el galardón para Handke, reportó la agencia Afp. El primer ministro albanés, Edi Rama, publica en su cuenta de Twitter: ‘‘Nunca pensé que tendría ganas de vomitar a causa de un premio Nobel.

Por otro lado, el integrantebosnio de la presidencia colegiada de Bosnia, Sefik Dzaferovic, califica la decisión de ‘‘escandalosa y vergonzosa.

‘‘Es vergonzoso que el comité del Premio Nobel deje de lado tan fácilmente que Handke justificaba las acciones del ex presidente serbio Slobodan Milosevic y que lo protegiera, a él y a sus compinches, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, que fueron condenados (por la justicia internacional) por los crímenes de guerra más graves, entre ellos el genocidio, comentó.

Emir Suljagic, sobreviviente de la matanza de Srebrenica, donde más de 8 mil hombres y adolescentes musulmanes fueron ejecutados por las fuerzas serbias, mostró su indignación: ‘‘Un admirador de Milosevic y un negacionista de primera magnitud obtiene el Premio Nobel de Literatura: ¡Qué época!’’



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: