La CEOE pide a Sánchez que negocie con empresarios y sindicatos la subida de las pensiones


El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.
Oscar Cañas – Europa Press

A las empresas españolas no les gustan los planes del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para subir los impuestos o para derogar parcialmente la reforma laboral ni tampoco el recient anuncio de que ya en diciembre, incluso estando en funciones, el Ejecutivo subirá las pensiones para 2020 según el IPC de 2019, una medida que el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha considerado que hay que “estudiar” y para lo que ha pedido al Gobierno que busque el acuerdo de patronal y sindicatos.

Sánchez anunció este lunes que su intención es subir las pensiones ya en diciembre, incluso estando su gobierno en funciones y Garamendi no se ha opuesto a ello, pero ha pedido “estudiarlo”. “A mí me gustaría que fuera así, quién va a decir que no a que las pensiones suban, no quiero que se diga que el presidente de la CEOE ha dicho eso”, ha advertido, pero también ha apuntado que lo conviente es que el Gobierno lo consensúe con los actores sociales.

“Tenemos que sentarnos”, ha dicho Garamendi, que lejos de ser un “tema de campaña, de los partidos o del Gobierno”, cree que las pensiones son una “cuestión de Estado” que debe estudiarse en el marco del Pacto de Toledo para garantizar la continuidad del sistema.


Garamendi ha protagonizado este miércoles un desayuno informativo, al que han asistido en nombre del Gobierno la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Ante ellas ha pedido que tras las elecciones se pueda formar un gobierno. También ha aprovechado para negar que, tal y como se publicó, Sánchez le informara este verano de que el pacto no era posible y que la única opción era ir a elecciones.

Sin nombrar a ningún partido, para después del 10-N lo que tiene que suceder es, ha dicho, que “los partidos con responsabilidad de Estado se sienten y valoren las cosas”. A este respecto, Garamendi se ha mostrado optimista por los movimientos de los últimos días, en los que, por ejemplo, Ciudadanos ha retirado su veto a Sánchez. “Hay algo que nos salva, que en los dos o tres últimos días estamos viendo que lo que era imposible, nos estan trasladando que se puede hablar”.

Reforma laboral e impuestos

En cuestiones concretas, Garamendi no ha ocultado su desacuerdo con planteamientos del Gobierno como las pensiones, pero también la subida de impuestos o la derogación parcial de la reforma laboral. Sobre este punto, se ha limitado a preguntarse “cómo, qué, de qué manera”.

En cuanto a la subida de impuestos, Garamendi ha asegurado que “no estoy en campaña”, pero también ha advertido de que “no compartimos el planteamiento del Gobierno”.

Sánchez promete una reforma fiscal para que aporten más los que más tienen y su reflejo más real fue en el proyecto de Presupuestos, donde se planteaba una subida del IRPF para las rentas a partir de 140.000 euros o del Impuesto de Sociedades, para que haya una tributación real mínima del 15% para las grandes corporaciones mediante la eliminación de deducciones, aunque también planteaba bajarlo del 25 al 23% para las pymes.

Frente a ellos, Garamendi ha pedido “responsabilidad a la empresa en lo que tenemos que ser responsables” y también ha admitido que la presión fiscal en España está por debajo de la media. Sin embargo, también ha advertido de que no ocurre lo mismo con la “presión fiscal empresarial”. Además, ha advertido de que las grandes multinacionales pagan fuera de España el 65% de sus impuestos.

Para Garamendo, el “gran problema” es la economía sumergida, que en España alcanza el 24% mientras que en Europa es del 13%. “La economía sumergida no la crea el IBEX”, ha advertido y ha calculado que si aflorara toda esta actividad se recaudarían “100.000 millones en impuestos”.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: