Hong Kong procesa a dos manifestantes por llevar máscaras


Dos manifestantes fueron acusados el lunes de incumplir la nueva norma de Hong Kong contra las máscaras en protestas, lo que probablemente avivará el descontento que ha sumido al territorio semiautónomo chino en una profunda crisis.

Un estudiante de 18 años y una mujer desempleada de 38 años fueron los primeros en ser procesados según la norma, que entró en vigencia el sábado a través de unos amplios poderes de emergencia que pretenden acabar con la violencia en las protestas prodemocracia.

Los dos acusados, que fueron detenidos el sábado poco después de que se activara la norma, están acusados también de participar en una asamblea ilegal, lo que supone una pena más alta de hasta cinco años de cárcel. Una condena por la prohibición a llevar máscara puede conllevar hasta un año de cárcel y una multa. Los dos fueron liberados bajo fianza a la espera de juicio.

En lugar de disuadir de los disturbios y calmar las manifestaciones contra el gobierno que llevan meses sacudiendo el núcleo financiero, la prohibición de las máscaras ha provocado más indignación y redoblado la determinación tanto de los manifestantes pacíficos como de los activistas más radicales.

Las protestas comenzaron por una propuesta de ley que habría permitido enviar a algunos sospechosos de delitos a la China continental para juzgarlos allí. Pero con el tiempo se ha convertido en un movimiento más amplio contra el gobierno. Los manifestantes denuncian lo que perciben como la creciente influencia de Beijing sobre la excolonia británica, a la que se prometió cierto grado de autonomía cuando fue devuelta al gobierno chino en 1997.

Decenas de miles de manifestantes enmascarados marcharon desafiantes el domingo por el centro de la ciudad, aunque las marchas pacíficas derivaron con rapidez en escenas de caos en varios puntos, donde algunas personas lanzaron bombas incendiarias, encendieron hogueras y destrozaron estaciones de metro, así como comercios y bancos vinculados con China. La policía respondió con gas lacrimógeno en escaramuzas ya habituales.

La marcha también supuso la primera advertencia del Ejército chino, después de que los manifestantes apuntaran con láseres a uno de sus barracones en Hong Kong. La policía dijo que los alborotadores también atacaron a peatones, incluidos dos hombres que quedaron inconscientes tras duras golpizas y una mujer que tomó fotos de los disturbios.

El Alto Tribunal de Hong Kong rechazó un segundo esfuerzo por invalidar la prohibición de máscaras, pero accedió a celebrar una vista este mes solicitada por 24 legisladores, contra el uso que ha hecho la jefa del gobierno hongkonés, Carrie Lam, de una Ordenanza de Regulaciones de Emergencia de la era colonial para aprobar la norma sin pasar por la cámara legislativa.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: