¿Has vendido artículos en Wallapop? Esto es lo que tienes que declarar a Hacienda


El mercado de segunda mano gana cada día más adeptos entre la población. Plataformas como Wallapop o Vinted están teniendo un gran auge, ya que los usuarios pueden vender artículos que ya no usan o comprar otros a un precio mucho menor y de forma mucho más fácil y rápida.

Tanto es así que muchos usuarios han pasado de vender artículos de forma puntual a utilizar estas plataformas para obtener cierta rentabilidad. Pero vender artículos y ganar dinero de manera gratuita, aunque puede sonar atractivo, no es del todo verdad. Hacienda vigila y lo hace cada vez más sobre los usuarios que no rinden cuentas al fisco tras la venta de determinados productos. Pero, ¿es necesario declarar las ventas de todo lo que se vende en Wallapop y otras plataformas similares? 

¿Quién y qué se debe pagar a Hacienda?

Desde el punto de vista legal, al usar plataformas como Wallapop, eBay, Vinted o Vibbo, existe la obligación de pagar impuestos. No obstante, la clave reside en saber si ha habido o no una ganancia patrimonial, es decir, si el vendedor ha obtenido un beneficio económico por la venta de un artículo concreto. “Solo habría que tributar por el IRPF si el importe de la venta ha sido superior al de la compra, lo cual no es habitual en este tipo de plataformas, ya que normalmente se suelen vender productos por un precio más bajo del precio al que se compró originalmente”, explican desde TaxScouts en el Consultorio de Finect. 

Por lo tanto, si se vende por debajo del precio de compra, el fisco entenderá que no existe ganancia alguna y no se deben pagar impuestos. Ahora bien, si se vende un producto con una ganancia patrimonial esta se deberá incluir en la base imponible del ahorro. Es decir, si se vende un artículo que valía originalmente 500 euros y su valor se ha revalorizado con el paso de los años hasta los 1.000 euros, se deberán pagar impuestos por esos 500 euros de ganancias, que, para este caso concreto, serían de un 19%.

“En general, en este tipo de plataformas no suele ser lo habitual, pero si te dedicas a vender productos que pueden aumentar de valor, como, por ejemplo, coches, sí habría una ganancia patrimonial y debemos incluirlo en la base del ahorro”, apuntan los expertos fiscales de TaxScouts. De hecho, en estos casos, si la frecuencia con la que se realizan las operaciones de venta es habitual, la agencia tributaria entenderá que se está desarrollando una actividad económica y el rendimiento se debería incluir en la base imponible general. 

¿Y el comprador? ¿También debe pagar?

Aunque cuando se piensa en la venta de artículos el pago de impuestos se asocia únicamente al vendedor, lo cierto es que los compradores también tienen que pagar impuestos, ya que tendrán que abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o ITP.

Este tributo deberá liquidarse en un plazo de 30 días siguientes a la compra del producto a través del modelo 600 de la AEAT (620 para coches de segunda mano). Se trata de un impuesto cedido a las comunidades autónomas y, aunque se puede pensar que este impuesto solo se liquida cuando se trata de grandes compras, lo cierto es que incluye cualquier tipo de compra. De manera general, las compras estarán gravadas al 4% sobre el valor del bien, aunque el porcentaje podrá variar dependiendo de cada comunidad autonómica y las bonificaciones que se apliquen. 



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: