Gobierno y funcionarios firman crear un ‘bolsa de horas’ de conciliación y equiparar los permisos por nacimiento


La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, y los sindicatos de función pública han firmado este lunes acuerdos para crear una bolsa de horas para mejorar la conciliación y equiparar progresivamente los permisos de maternidad y paternidad de empleados de la Administración central.

Los acuerdos, alcanzados en la Mesa de Negociación de la Administración General del Estado (AGE), han sido calificados de “históricos” por Batet, porque suponen un “impulso firme a las políticas de corresponsabilidad y conciliación”. Batet ha reconocido que la igualdad entre hombres y mujeres no es efectiva, pese a estar reconocida en la Constitución y, por ello, el sector público tiene que asumir la “responsabilidad” de impulsar esa igualdad real.

En virtud del acuerdo de flexibilización de jornada —firmado por UGT, CSIF y CIGA—, el personal funcionario, estatutario o laboral de la AGE podrá acumular en una bolsa de horas el tiempo dedicado a cuidar hijos menores de edad, atención a personas mayores o discapacitados hasta primer grado de consanguinidad o afinidad.


Estas horas dedicadas a la conciliación —no más del 5% de la jornada laboral anual, 85 horas al año, según Batet— se recuperarán después en un plazo máximo de tres meses, de manera que al final del año hayan completado las horas correspondientes a su jornada anual. La utilización de horas para conciliación siempre necesitará una declaración responsable y, además, una razón justificada cuando se quiera disfrutar una jornada completa.

Equiparación de permisos en 2021

También se ha firmado —por parte de CCOO, UGT, CSIF y CIGA— el acuerdo para la progresiva equiparación de los permisos de maternidad y paternidad en el sector público, que será total en 2021. Este plazo es igual al recogido en el acuerdo presupuestario entre Gobierno y Unidos Podemos para el conjunto de los trabajadores, pese a que inicialmente las negociaciones apuntaban que los empleados públicos disfrutarían de una semana adicional en 2019 y 2020.

De esta manera, el permiso de paternidad pasará a ser de 8 semanas en 2019 y de 12 semanas en 2020, hasta alcanzar las 16 semanas en 2021, cuando actualmente es de 5 semanas. El permiso no es transferible, si bien se puede distribuir, disfrutando las primeras cuatro semanas de manera ininterrumpida e inmediatamente después del parto, adopción o acogimiento. Las doce semanas restantes se disfrutan de manera ininterrumpidas y antes o después del permiso del otro progenitor, nunca de manera simultánea.

La secretaria de Igualdad de CC OO en la AGE, Pilar Seoane, ha considerado que la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad abre “una primera grieta en la división sexual del trabajo” y pone las bases para el “pacto social del futuro”, en el que hombres y mujeres compartirán los empleos.

Por su parte, la portavoz de la Comisión de Igualdad de UGT, Victoria Carrero, ha celebrado la firma de ambos acuerdos porque suponen “un paso muy importante para avanzar en la igualdad dentro de la Administración General del Estado hacia la erradicación de la brecha salarial y el techo de cristal”.

La secretaria de Igualdad de CSIF, Mari Ángeles Mur, se ha mostrado satisfecha con la firma de ambos acuerdos, aunque ha apuntado que el objetivo es igualar los permisos de paternidad y maternidad con los pactados en Andalucía, de 20 semanas. Estos acuerdos se plasmarán con las modificaciones legales necesarias en los próximos Presupuestos Generales del Estado y supondrán la modificación del estatuto básico del empleado público.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: