Estudio afirma que quienes consumen cannabis necesitan 220% más anestesia


Personas que regularmente consumen cannabis podrían necesitar dos veces más el nivel de sedante requerido respecto a los no usuarios cuando atraviesan procedimientos médicos, asegura un estudio de pequeña escala.

Fentanilomidazolampropofol, tres sedantes comúnmente usados durante procedimientos endoscópicos, fueron comparados para esta investigación.

Con el “continuo incremento en la legalización y el uso de la cannabis, el campo de la anestesia y los sedantes necesita nuevos estudios en profunidad”, escribieron los autores del estudio, publicado el lunes en The Journal of the American Osteopathic Association. 

Mira también: Científicos afirman que fumar marihuana durante la adolescencia aumenta el riesgo de depresión y suicidios en la adultez

Un uso más amplio tras la legalización

La marihuana ha ganado popularidad al rededor del mundo en los años recientes, en parte, al cambio en las leyes. 

Entre 2007 y 2015, el uso de marihuana se incrementó un 43% en Estados Unidos, donde se estima que 13,5% de los adultos consumen cannabis, de acuerdo a un reporte de Naciones Unidas.

El uso de cannabis en el mundo se estima que incluye 183 millones de personas, o cerca de 4% de población adulta, en 2015.

¿Cómo el alza en el consumo de cannabis afecta los cuidados médicos? Investigadores del Community Hospital en Grand Junction, en Colorado, exploraron una pequeña área del tratamient médico: la sedación.

Examinaron el historial médico de 250 pacientes que recibieron prodecimientos endoscópicos entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de diciembre de 2017, años después de que el estado legalizara el uso recreacional de la marihuana, específicamente en 2012.

Comparando a los usuarios de cannabis con quienes no la usan, los investigadores encontraron que los pacientes que reportaron fumarla o ingerirla en alimentos diaria o semanalmente requirieron 14% más Fentanilo, 20% más midazolam y 220% más propofol para alcanzar una sedación óptima para procedimientos rutinarios, incluyendo colonoscopías.

Por ejemplo, tomó 13,83 miligramos de propofol, en promedio, para que 225 no consumidores entraran en un estado inconsciente, mientras que se requirió 44.81 miligramos, en promedio, para 25 usuarios de cannabis. 

Mira también: El “Google de la hierba”: Empresa de marihuana más grande del mundo entra a Chile

Los autores del estudio notaron que algunos sedantes tienen efectos secundarios y mientras más grandes la dosis, mayor es la probabilidad de tener problemas. 

Hacer preguntas sobre la cannabis en los procedimientos “puede ser una herramienta importante para planificar el cuidado del paciente y evaluar tanto las necesidades como los posibles riesgos durante procedimientos endoscópicos”, escribieron.

Muy pocos participantes

El Dr. Roderic Eckenhoff, profesor de anestesia en la Universidad de Pensilvania, dijo que el estudio es interesante pero que carece de rigor. “Yo consideraría esto como un estudio piloto que tal vez alguien podría recoger y hacer una prueba más completa”, dijo el especialista que no estuvo involucrado en el trabajo.

Un factor que le molestó fue que el estudio fue retrospectivo: los investigadores simplemente examinaron registros médicos y compararon cualquiera fuese la dosis de sedación usada para cada paciente, en lugar de controlar montos exactos y comparar sus efectos.

Mira también: Estudio sostiene que personas con déficit de atención e hiperactividad son más propensas a consumir marihuana

Lo que es considerado “suficiente” depende mucho de los proveedores individuales y los cirujanos involucrados, dice Eckenhoff. Esta “incerteza” combinada con un grupo pequeño -sólo 25- de pacientes consumidores de cannabis hacen que los resultados sean “muy tenues, en el mejor de los casos”.

Resultados similares podrían no haber sido vistos en estudios anteriores, dijo. “Incluso si le das a alguien propofol por un largo período de tiempo, se volverán un poco tolerantes a él, pero no en un 200%”. A pesar de que más de un 200% de “resistencia” podría ser “posible”, Eckenhoff asegura que le sorprendería que aquello fuera ratificado en un estudio más grande.

Finalmente, notó que los pacientes no son siempre confiables y no necesariamente le cuentan a los doctores acerca de todo lo que consumen, y esto podría haber influenciado los resultados. “Algunas personas que consumen marihuana también toman otras drogas de forma recreacional”, sostiene.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: