En huerto, Pimiento Morrón y su música hicieron volar la imaginación de niños de todas las edades



En huerto, Pimiento Morrón y su música hicieron volar la imaginación de niños de todas las edades


▲ En Huerto Roma Verde la agrupación deleitó a los pequeños con rock, cumbia, blues y polka.Foto Rumania Olivares
Juan José Olivares

 

Periódico La Jornada
Lunes 6 de mayo de 2019, p. a11

En un huerto, Pimiento Morrón realizó su primer concierto. Lo hizo en medio de flores y hortalizas, pero de la imaginación de muchos niños de todas las edades, los cuales presenciaron las primeras 10 canciones de éste que no es en sí una verdura, sino un grupo musical. Bueno, en realidad es un proyecto interdisciplinario para público infantil que combina arte sonoro, escénico y visual.

Crea contenidos originales en Internet para niños con sus temas, es decir, las primeras situaciones difíciles y cómo las enfrentan. En eso se basan las piezas musicales de Pimiento Morrón, las cuales ya están disponibles en la red y varias plataformas, pero este domingo, las regaló en vivo en su primer concierto.

Derroche de energía

En Huerto Roma Verde se dieron cita niños y niñas, algunos y algunas ya con canas, pero con la energía para corear las rolas de esta banda integrada por Griselda Ashari Martínez, en la voz; Rosendo Casasola, en el bajo; Gabriel Remi, en la guitarra y teclados, y Rodrigo Jiménez Krap, en la batería.

Con Los zapatos al revés comenzó el ágape acústico. Es una especie de samba rock rap que se enfoca en lo difícil que es amarrarse los tenis. Bueno, cuando se tienen cinco años es complicado, dicen. Sonó el Blues de la tarea que incita a que esa labor de todos los días sea tan divertida como bailar y cantar.

Bajó el ritmo con la profunda ¿A dónde va?, pieza que hace referencia al mundo de los sueños. Milanesa con papas, con ritmo de polka y dedicado a las comidas favoritas de todos los pequeños y no a las que incluso se ven feas, volvió a prender el fresco ambiente del huerto de la colonia Roma.

El baño es otra rola de las favoritas de los incipientes fans del grupo. Versa sobre ese terrible momento cuando nos levantamos y tenemos que ponernos bajo la regadera.

Sin embargo, en Huerto Roma nadie se acordó del agua, pero sí de brincotear a la hora de la música al compás del rock.

También interpretaron Mis abuelos, dedicada a esas estrellas que iluminan el camino de la vida, así como Todo terreno, que busca hacer referencia a que no hay distingo entre mujeres u hombres.

La sabrosa sabrosura no faltó en el concierto. Sombras en la oscuridad con todo y sus personajes principales que aparecieron en el escenario provocó que el auditorio infantil hiciera una víbora de la mar con toque guapachoso.

La que prendió fuego en el huerto, sin incendiarlo, fue Velocirraptor, con sus acordes metaleros que detonaron el slam entre los peques, que pueden seguir gozando a Pimiento Morrón a través de su canal de YouTube y en su página web (www.pimientomorron.com)



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: