En declive, contagios en Puente Grande


▲ Este sábado familiares de internos del Centro Federal de Readaptación Social número 2 de Puente Grande, Jalisco, esperaban informes sobre la salud de sus parientes que en días recientes han sido diagnosticados con el nuevo coronavirus.Foto Arturo Campos Cedillo

Juan Carlos G. Partida

Corresponsal

Periódico La Jornada
Domingo 17 de mayo de 2020, p. 27

Guadalajara, Jal., La curva de contagios de Covid-19 en la penitenciaría de Puente Grande no sólo se aplanó, sino que va en franco declive, afirmó el director de Reinserción Social de Jalisco, José Antonio Pérez Juárez, por lo que desestimó el amparo colectivo que casi 450 reos promovieron en abril a través del Instituto de la Defensoría Pública.

Las cifras oficiales parecen darle la razón, pues del 13 al 16 de mayo, el número de internos con coronavirus se ha mantenido en 77; en el complejo, ubicado en el municipio de Tonalá, hay 6 mil 800 personas.

Es muy remoto que crezca, el comité de seguimiento que tenemos en Puente Grande decidió esta semana redoblar las medidas, más sanitización, más aspersores y fumigar como cuando hay dengue, también en las áreas donde llegan los autobuses públicos quiero ampliar la sanitización, antes de que el gobernador Enrique Alfaro cambie de fase y se permitan las visitas, expuso Pérez Juárez.

El funcionario crtiticó al Centro Federal de Readaptación Social 2, también ubicado en Puente Grande, y dependiente de la Federación, donde no han aplicado ni una sola prueba, cuando en los penales estatales estamos en la curva hacia abajo y en breve daremos cuentas. Podríamos pensar que seríamos el primer sistema penitenciario del país que controló el brote.

En entrevista con La Jornada, Pérez Juárez se dijo molesto por el amparo colectivo promovido por la defensoría que representa a 445 internos, para que se extienda la aplicación de pruebas de Covid-19, al señalar que 20 de los supuestos firmantes ya están en libertad. Hay copias de desistimiento de casi 360 que manifestaron al juez que no fueron requeridos y fueron muy contundentes en decir que su salud y derechos fueron respetados.

Reconoció que el personal de Puente Grande recogió los desistimientos de los internos, muchos de ellos de puño y letra, por lo que previó que el 19 de mayo, cuando se desahogue una audiencia incidental por incumplimiento del amparo, el caso sea sobreseído.

–Algunos presos y abogados señalan que fueron obligados, que el autogobierno los amenazó para que se desistan ¿qué dice a eso?

–No hay coacción, el único centro (penitenciario) que ha tenido disputas y le pertenecía al autogobierno es el Preventivo; hoy más de 50 por ciento está bajo control de nosotros, no hay ninguna posibilidad de que el autogobierno controle nada.

–Usted dice que se controló el brote de infecciones en Puente Grande. La Defensoría pedía generalizar las pruebas para evitar más contagios aislando a quienes salían positivos ¿cuántas pruebas se realizan al día y bajo qué criterios?

–Hemos hecho 160 pruebas (equivalentes a 2.35 por ciento de los reos). Se necesita ser muy absurdo para ordenar las 13 mil 529 (la población de las cuatro prisiones estatales de Puente Grande), ni en todo México se han hecho. Sólo un mal intencionado puede ordenar eso. No las hay en todo el país, cómo creen que voy a ser tan estúpido y hacer caso, tendría que hacer otras 3 mil 500 para mis trabajadores también. Las hacemos aleatorias porque matemáticamente nos da una idea.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: