‘El teléfono rojo del amor’ de ‘First dates’ consigue que Alberto encuentre a su hombre ideal en un militar



Alberto con sus tres pretendientes, en ‘First dates’.
CUATRO

First dates volvió a sacar ‘El teléfono rojo del amor’  para que uno de sus comensales encontrará su pareja ideal. Esta prueba de selección consiste en que los pretendientes tienen que contarle en un minuto a su posible cita lo que consideran más importante y así, conseguir cenar con él y, si se tercia, una segunda velada.

El candidato fue Alberto, que llegó al programa de este lunes “sin buscar nada, sólo quiero dejarme conquistar”. Sus pretendientes fueron David, un militar gallego de 43 años; Juan Antonio, un modelo de Murcia de 37 años; y Marcio, un brasileño afincado en Valencia que llegó dispuesto a todo. “Me he sentido mal teniendo que empezar la cita despreciando a dos personas”, admitió Alberto.

Primero habló con Marcio, al que le preguntó su lugar de procedencia, su edad y cómo se definía en el amor. El siguiente fue Juan Antonio, al que igualmente le preguntó dónde vivía, a qué se dedicaba y repitió en su pregunta sobre cómo era en el amor: “Lo del teléfono no me gustó mucho porque estoy acostumbrado a elegir, no que me elijan”, admitió el murciano. Carlos Sobera le indicó que el último era David, que se definió él antes de que le preguntara Alberto, comentándole su edad, de donde era y sus aficiones. Lo único que pudo preguntarle el cartagenero fue por su profesión.


Después de unos minutos de duda, el elegido para la cita fue David, el militar gallego: “Lo he elegido por cercanía de edad, la voz me ha gustado y la profesión, también”, admitió Alberto. Tras la elección, conoció a los ‘descartados’ Marcio y Juan Antonio, que vieron la cita desde la terraza, a través de un monitor y unos cascos. “No me habría importado haber cenado con cualquiera de ellos porque los tres tenían su punto”, comentó el cartagenero.

Ya en la mesa comenzaron a hablar de sus anteriores parejas y Alberto le comentó que “estuve casado y tengo una hija de 12 años. Nos controlamos los novios mutuamente. Estamos en esa edad adolescente los dos…”, admitió entre risas. “Su madre y yo somos muy amigos y nos llevamos muy bien. Hace como unos tres años cuando empecé a quedar con chicos”, añadió.

Mientras, Juan Antonio y Marcio criticaban los temas de conversación de los protagonistas de la cena porque “lo peor que puedes hacer en una cita es hablar del pasado”, comentó el murciano.

En la decisión final, ambos coincidieron en que querían una segunda cita. “Se me ha pasado muy rápido y la cena estaba muy buena”, admitió Alberto. Mientras que el gallego añadió que “me faltan muchas cosas que saber de él”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: