El McLaren Senna GTR es el coche de circuito definitivo


Aunque en el Salón de Ginebra la marca británica McLaren no presentó ninguna gran novedad, sí nos anticiparon un futuro GT de altos vuelos, y nos presentaron la versión de producción del McLaren Senna GTR. Aunque ya nos lo habían enseñado hace tiempo, ahora ya conocemos las especificaciones y detalles definitivos del coche de circuito de McLaren. Si el McLaren Senna de calle es ya un coche radical orientado a track-days, el Senna GTR va más allá: no está limitado por normativas anticontaminación o requerimientos de seguridad vial. Desata su completo potencial prestacional. Vaya si lo desata.

El McLaren Senna GTR es un coche de circuito, pero no es un coche de carreras. No se adscribe a ninguna normativa de la FIA, pero tampoco puede ser pilotado en carretera abierta. Es un coche creado para ser disfrutado en track-days privados, eventos exclusivos en los que el coche puede hacer gala de sus capacidades. La más impresionante es su aerodinámica. Todos los spoilers, splitters y quiebros de su carrocería tienen un firme propósito: lograr la máxima carga aerodinámica y un meteórico paso por curva. El McLaren Senna GTR es capaz de generar nada menos que 1.000 kilos de carga aerodinámica.


El Senna GTR es parte de los Ultimate Series del McLaren, junto al Senna de calle y el impresionante McLaren Speedtail. No es un “McLaren cualquiera”.

No podría circular boca abajo, pero se queda cerca de lograrlo. El alerón trasero es si cabe aún más grande que en el Senna de calle, que genera 800 kilos de carga aerodinámica a una velocidad de 250 km/h. Aunque 200 kilos de carga aerodinámica adicional no parezca un dato alucinante, hemos de tener en cuenta que su carga aerodinámica es un un 15% superior a la del Senna en cualquier circunstancia. El motor 4.0 V8 biturbo del McLaren Senna GTR desarrolla 825 CV de potencia, 25 CV más que el Senna de calle gracias a la supresión del segundo catalizador – el coche no cumpliría las normativas de emisiones para su circulación en carretera.

Curiosamente, sólamente pesa 10 kilos menos que el Senna, empleando el mismo monocasco de fibra de carbono y una carrocería construida en materiales compuesto – su peso en vacío es de unos livianos 1.188 kilos, menos de lo que pesa un Ford Fiesta ST. Sigue empleando una caja de cambios ISG de siete relaciones, que transmite su potencia al tren trasero, ahora calzado con slicks para uso en circuito. Estos neumáticos están montados en un tren trasero con 68 mm adicionales de ancho de vías. El McLaren Senna GTR es 34 mm más bajo que el Senna y su tren delantero tiene un ancho de vías 77 mm más grande.

El aerofreno trasero genera una deceleración un 20% superior a la del Senna.

El equipo de frenado del Senna GTR es de mayor calibre que el equipado en los Senna, con discos delanteros carbonocerámicos de 390 mm de diámetro. Todo su equipamiento de confort ha sido eliminado, a excepción del aire acondicionado. El interior es digno de un coche de carreras, con asientos de fibra de carbono y un sistema de telemetría completamente integrado en el funcionamiento del coche. Cuenta con pivotes neumáticos, que elevan el coche en cuestión de segundos – para cambiar de ruedas, por ejemplo – así como un sistema on-board de extinción de incendios. Es una verdadera maravilla.

Solo se fabricarán 75 unidades, y todas están ya vendidas en estos momentos.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: