El árbitro Adalid Maganda no guarda rencor ni teme represalias


Karla Torrijos

 

Periódico La Jornada
Jueves 7 de febrero de 2019, p. a10

El silbante Adalid Maganda aseguró sentirse contento, pero sobre todo muy motivado por tener la posibilidad de regresar próximamente a las canchas, luego de sostener durante ocho meses una disputa legal tras acusar de racismo y despido injustificado al titular de la Comisión de Árbitros, Arturo Brizio.

El propio dirigente confirmó el pasado martes que Maganda, quien incluso realizó una huelga de hambre para exigir su reinstalación, podrá volver a ser parte del cuerpo arbitral avalado por la Federación Mexicana de Futbol (FMF) siempre y cuando apruebe los exámenes médicos y físicos que le serán aplicados el siguiente mes.

El árbitro afrodescendiente, nacido en la Costa Chica de Guerrero, reconoció que durante el tiempo que estuvo fuera de la actividad deportiva se sintió triste y muy deprimido, situación por la cual tuvo que buscar ayuda sicológica.

Al inicio del proceso (legal) tuve que recurrir a sicólogos para que me auxiliaran porque fue una situación muy difícil para mí, después, con el apoyo de mi familia, mis amigos y gente que estuvo enterada del caso pude salir adelante. Ese problema ya quedó atrás, hice borrón y cuenta nueva, y hoy estoy con mucha ilusión de retomar mi condición física para regresar a mi trabajo, declaró.

Asimismo, descartó sentirse atemorizado por posibles represalias por parte de la FMF y la Comisión de Árbitros, y aseguró que no le guarda rencor a Brizio Carter.

“No siento miedo, la verdad estoy muy confiado porque hemos platicado de forma seria con los dirigentes, se portaron muy accesibles y yo creo que son personas respetables, la verdad todos me han tratado muy bien y hasta ahorita han cumplido con todo lo que me prometieron, ya me reinstalaron y ahora sólo tengo que pasar las pruebas físicas para volver al arbitraje profesional.

No le temo a nada porque nunca mentí, hice la denuncia por dignidad, lo único que quería era recuperar mi trabajo y estoy muy contento con la resolución. No tengo rencor hacia nadie, y no creo que hagan algo malo, porque llegamos a un acuerdo y además me dieron su palabra, mencionó.

El nazareno retornó a los entrenamientos con el resto del cuerpo arbitral el pasado 2 de enero, y aunque admitió que le costó trabajo volver a la actividad física, se mostró optimista y confió en que podrá tener un resultado satisfactorio en las pruebas que realizará en marzo.

“Sí ha sido un poco difícil retomar el ritmo de los entrenamientos, pues son muy fuertes y yo estuve casi un año sin pisar una cancha de futbol profesional, pero poco a poco voy recuperando mi condición física, ahora ya trabajo casi a la par de mis compañeros.

“He practicado de forma muy intensa en estos días porque sé que las pruebas son muy exigentes, pero confío en que en poco tiempo voy a estar al ciento por ciento y cuando llegue la fecha de los exámenes podré pasarlos sin problemas.

Sé que volveré a arbitrar próximamente, pues los límites los pone uno mismo, y hoy puedo decir que me siento preparado para dejarlo todo en el terreno de juego y demostrar mi capacidad, sostuvo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: