Diablos rozan liguilla tras golear a Gallos



▲ Osvaldo González, autor del segundo gol del Toluca, junto a Edson Puch, del Querétaro, durante una de las jugadas del encuentro de la jornada 14 del Torneo Apertura 2018 de la Copa MX.Foto Jam Media
Agencias

 

Periódico La Jornada
Lunes 29 de octubre de 2018, p. 7

Toluca, Mex., Con una goleada extraordinaria 4-0 sobre Querétaro, Toluca acaricia el pase pase a la liguilla al escalar al quinto lugar con 25 unidades en la jornada 14 del Torneo Apertura 2018. Mientras los Diablos vivirán una semana de tranquilidad, los Gallos pusieron en peligro su clasificación al quedar en el puesto diez con 19 puntos.

Con una espectacular actuación, Luis Ángel Mendoza (13′ y 58′) marcó un doblete, mientras Osvaldo González (53′) y Alexis Vega (61′) anotaron cada uno un tanto para dar el triunfo a los toluqueños. Los Gallos perdieron un hombre al minuto 26 tras la expulsión de Edson Puch y aunque persistieron jamás lograron poner tensión en la cancha del estadio Nemesio Diez.

Los Diablos impusieron su autoridad en casa desde los primeros instantes, cuando Santiago González mandó un pase filtrado a Luis Quick Mendoza, quien de manera sorprendente definió entre una marca de cuatro jugadores y mandó con potencia el esférico a las redes.

Querétaro intentaba reponer-se de la desventaja, pero se quedó con 10 hombres en la cancha y el duelo poco a poco se tornó en una pesadilla.

Edson Puch cometió una falta sobre el guardameta Alfredo Talavera y se ganó una amonestación. Molesto y presa del berrinche, el delantero queretano lanzó un corte de manga al silbante Marco Antonio Ortiz, quien sin titubeos respondió con una tarjeta roja. Los Ga-llos reclamaron, pero la decisión fue inapelable.

El peso de un jugador menos

La escuadra dirigida por Rafael Puente del Río tuvo que remar contra corriente, buscó opciones de peligro, se arriesgó por llegar al arco sin resultados fructíferos.

Toluca fue ingenioso, aparentó relajarse en la cancha y dejó que los visitantes se cansaran en su intento por equilibrar los cartones. Pese a no presionar, los Diablos aprovechaban los errores de Querétaro y pudieron acrecentar la ventaja.

Rodrigo Salinas lanzó un tiro que se escurrió por el costado izquierdo y poco después apareció Santiago García con un remate de testa dentro del área que fue rechazado por el guardameta Tiago Volpi.

La estrategia le resultó al equipo de los escarlatas y en el complemento estalló con una ráfaga de goles. En una jugada precedida por un tiro de esquina que de manera errónea el silbante concedió a los locales, Osvaldo González rescató el balón en una serie de rebotes dentro del área y definió a quemarropa.

Mientras Hernán Cristante, timonel de los escarlatas, festejaba con euforia y los brazos levantados, Rafael Puente fue presa de la angustia y junto a su cuerpo técnico analizaba la fórmula para evitar el inminente descalabro.

Los Diablos no se conformaron, tomaron el control en el terreno de juego y sin miramientos lanzaron otro leñazo. En un preciso contragolpe, Mendoza desbordó por el carril derecho y tras una pared con Luis Quiñones remató frente a las redes. Toluca era imparable.

El tercer tanto encendió una fiesta en el graderío, su equipo ganaba con contundencia en casa y en menos de tres minutos, el festejo estalló con un cuarto gol de los Diablos.

Ante el desconcierto de los visitantes, Toluca soltó el último golpe con una jugada magistral. Quick Mendoza filtró un centro que rescató Quiñones y con gran habilidad mandó de espaldas un pase de taquito para que Alexis Vega definiera frente al arco.

Querétaro estaba fulminado, por lo que Vega intentó sorprender enseguida con un disparo desde el costado izquierdo, pero fue detenido por Volpi.

En los últimos instantes, Toluca bajó el ritmo y permitió que los Gallos insistieran. Sólo Hiram Mier se acercó con un remate de cabeza que se escurrió por el lado derecho de la portería.

Esperanza pasajera

Las esperanzas de los visitantes resurgieron cuando Camilo Sanvezzo logró mecer las redes, pero el árbitro marcó posición adelantada y el gol no fue registrado.

Consciente de que el duelo estaba finiquitado, el silbante Ortiz detuvo el partido exactamente a los 90 minutos: nada podría cambiar el triunfo de los escarlatas.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: