De 939 empleados por honorarios, renunciaron 79; 860 esperan renovación, informa el instituto



De 939 empleados por honorarios, renunciaron 79; 860 esperan renovación, informa el instituto

De la Redacción

 

Periódico La Jornada
Jueves 7 de febrero de 2019, p. 3

Lucina Jiménez López, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), comparte con La Jornada información recabada por ese organismo en torno al personal que presta sus servicios con la modalidad del Capítulo 3000 (por honorarios).

Al primero de diciembre de 2018, el INBAL tenía contratados 939 prestadores de servicios por este rubro del gasto. La institución recurrió en años anteriores a esta modalidad al no contar con plazas suficientes para atender las necesidades actuales ni para responder a los casos en que la legislación laboral ha determinado que deben contar con una plaza.

Varias de las personas contratadas por el Capítulo 3000 han ganado un laudo o bien tuvieron una plaza en su momento, pero con los recortes presupuestales fueron contratadas por este medio para que no perdieran el empleo. Otros subalternos ingresaron a trabajar recientemente. Por eso la solución de este problema requiere un análisis cuidadoso.

‘‘Al finalizar el pasado diciembre, 79 personas manifestaron su decisión de cambiar de ámbito laboral por así convenir a sus intereses, lo que dejó un total de 860 contratos por renovar. De esos 79 contratos equivalentes a renuncias, más 44 contratos que no se renovaron como parte de la política de austeridad implementada por el gobierno de México, por conducto de la Secretaría de Cultura, en este caso, del INBAL, hacen un total de 123 contratos sin renovar, lo cual permite cumplir con 13.6 por ciento de economía.’’

De estos 44 contratos no renovados, 14 ocupaban puestos de apoyo a mandos medios o superiores, o bien estaban en áreas administrativas que duplicaban la estructura, mientras los otros 30 se enfocan a labores administrativas en escuelas o áreas artísticas.

Cinco personas contratadas por el Capítulo 3000 fueron informadas por la entonces titular del Museo Nacional de Arte, Sara Baz, de que debido a una evaluación de desempeño de las áreas, su contrato no se renovaría. Sin embargo, los recursos para estos contratos no han sido cancelados por el INBAL. Habrán de ser ocupados de acuerdo con las necesidades del museo.

Para 2019 se hizo una extensión de contrato permitida por la ley, para 816 personas con la finalidad de acortar el tiempo de pago a esos trabajadores, usualmente largo, dados los trámites a realizar por el tipo de partida presupuestal. Los 816 empleados seguirán en el instituto.

Hoy entregan recibos para cubrir sus salarios. Por lo que respecta a su contratación marzo-diciembre, una vez que se autorice la apertura del presupuesto, sus contratos serán aprobados por el Comité de Adquisiciones, a fin de elaborar sus contratos por lo que resta el ejercicio fiscal, con lo cual se regularizan sus pagos.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: