Cristina Pacheco: Mar de Historias



Esperar a alguien que no llega es lo que aún más le horroriza a Román. Volvió a experimentar el peso de la ausencia al ver en la televisión, y después en los periódicos, las imágenes de personas atónitas, desesperadas, gimientes, abriéndose paso en medio del caos, llamando por sus nombres a los seres queridos, pidiendo ayuda para encontrarlos y rescatarlos de entre el amasijo de fierros retorcidos.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: