Colocan la obra de Helen Escobedo en colecciones del mundo



▲ Maquetas de la pieza Cóatl (1979), una de las cuales fue adquirida por un ex curador del MoMA para la colección Hochschild de arte latinoamericano en Perú.Foto cortesía de la galería Proyectos Monclova
Merry Macmasters

 

Periódico La Jornada
Lunes 11 de marzo de 2019, p. 6

El Fondo Artístico Helen Escobedo y la galería Proyectos Monclova unen esfuerzos en favor de la difusión y promoción de la obra de la escultora y gestora cultural mexicana fallecida en 2010, a los 76 años. El esfuerzo consiste en colocar la obra de Escobedo en museos e instituciones porque es la manera en que se documentará, expondrá y publicará, expresa Sandra Cerisola, directora del fondo artístico y de ventas de la galería.

Para la curadora, no se trata de vender arte a cualquiera, sino de colocar la obra en colecciones privadas o públicas con miras a que se sepa donde está y permanezca accesible para préstamos institucionales y documentación. Un cuerpo relevante de la obra sólo es para compra de museos.

Aunque algunas piezas están disponibles para el público en general, cuidamos muchísimo que el comprador realmente sea coleccionista. Que no se vaya al mercado secundario, que esté disponible para préstamo en caso de que alguna institución la requiera.

Por ejemplo, una de las dos maquetas de la escultura Cóatl fue adquirida por el ex curador del Museo de Arte Moderno en Nueva York Luis Pérez Oramas, para la incipiente colección Hochschild de arte latinoamericano en Perú. La otra maqueta sólo se vende a museos.

Tampoco les interesan las subastas. Gran parte de las obras de Helen que salían en puja las compraba su hermano Miguel (abogado, fallecido el 12 de octubre de 2018). Helen siempre quiso que su trabajo se moviera fuera de las galerías, aunque en el principio de su carrera exhibía con la de Arte Mexicano, y luego con las hermanas Pecanins.

Proyectos Monclova hizo una labor muy grande al mandar información sobre Escobedo a los museos del mundo. Ha habido una respuesta positiva de curadores y directores que constantemente piden más información, apunta la entrevistada.

El Fondo Artístico Helen Escobedo está integrado por los hijos de la artista, Michael y Andrea, y Sandra Cerisola, quien empezó a trabajar con ellos hace tres años y con la galería hace dos. La obra estaba principalmente en una bodega en San Miguel de Allende. “Después de la exposición Escala humana, en el Museo de Arte Moderno, y con el fallecimiento de su madre, la guardaron en una bodega. Conocí a Mike por medio de un amigo en común, y me dijo: ‘ocúpate del trabajo de Helen –Cerisola había escrito su tesis de maestría sobre la escultora–’”. Así fue como se tomó la gran responsabilidad de hacer lo que pudiera para que Helen tenga el lugar que le corresponde en la historia del arte, porque no ha sido valorada lo suficiente.

El fondo artístico consta de alrededor de 900 piezas, entre maquetas, esculturas, pinturas (sólo hay tres) y dibujos. Parte de su archivo se donó al Museo Universitario Arte Contemporáneo, cuyo Centro de Documentación Arkheia realizó una exposición en 2017.

Hasta el pasado sábado, Proyectos Monclova (Colima 55, colonia Roma) presentó Helen Escobedo: el potencial de la escultura, exposición de 61 piezas, de 1968 a 1983, todas provenientes del fondo. La galería hizo un largo trabajo de restauración, por ejemplo, en el caso de los papeles, todo se planchó, se limpió; había cosas con humedad, estaban manchadas y con hongos. Se trabajó con el maestro Delfín, restaurador en papel, y Ana Lizette Mata Delgado, restauradora que conoció y trabajó con Helen.

Obras como la escultura Eclipse (de la serie Muros dinámicos, 1968) y las tres pinturas estaban en mal estado, algunas con rayones. Se respetó la pincelada de Helen y todo lo que se pudo mantener original, que no eran faltantes. Ana limpió, fijó correctamente y sólo se tocó muy puntualmente en las partes que hacía falta, aunque todos los elementos originales se conservaron.

La obra que se incluyó en la exposición se vincula con la arquitectura: Helen utilizaba el diseño y la arquitectura como estrategia para incorporar el arte a la vida cotidiana, para que las personas lo vivieran y experimentaran de manera diaria, precisa Cerisola.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: