Cajita de cristal y otros cuentos, historias realistas para empatizar con la niñez



Cajita de cristal y otros cuentos, historias realistas para empatizar con la niñez

Carlos Paul

 

Periódico La Jornada
Miércoles 21 de julio de 2021, p. 4

La colección integrada por tres libros titulada Cajita de cristal y otros cuentos, de la escritora Liliana Rivera, refleja las voces, temores y emociones de distintos niños y adolescentes: chicos con autismo o de la calle, con síndrome de Down, con problemas de adicción, dislexia, déficit de atención o trastorno obsesivo compulsivo, quienes son discriminados por la sociedad o incluso violentados por alguno de sus familiares.

La colección integra relatos que de manera sensible y realista invitan a la reflexión y la empatía, al tratarse de un proyecto literario que parte de la propia experiencia de Rivera, quien tiene dos hijos en situación especial de salud y que, en la búsqueda de su adecuada atención, fue conociendo otros casos y experiencias, lo cual la motivó a darle voz a quienes viven en medio de una sociedad apática ante sus problemas.

Todos los personajes que aparecen en los cuentos son ficticios; sin embargo, están inspirados en la realidad, explicó la autora. Los relatos son narrados desde la perspectiva de los niños y adolescentes, quienes hablan de lo que viven desde su propia voz.

La idea, reiteró, es crear empatía en el lector, que se acerque a esas historias, las cuales van siendo cada vez más complejas e intensas.

El primer libro se propone sensibilizar a un lector de nueve años en adelante. Aquí se encuentra la historia de un chico con autismo, cuyo título da nombre a la colección: Cajita de cristal.

Víctor es un pequeño a quien no le gusta que lo abracen y explica por qué no le gusta; otra historia es la de Victoria, quien quiere jugar futbol, pero su mamá no la deja, y otro relato más es el de un chico con leucemia a quien le encanta jugar beisbol, por ejemplo.

En el segundo volumen se abordan temas como el miedo a la oscuridad, pero cuyos monstruos son reales, encarnados en seres humanos. Otro relato es sobre un niño de la calle, quien le roba el balón a otro niño que lo tiene todo, cuyo final implica el maltrato del chico que no tiene nada. Otra historia es la de una niña, testigo del temblor y derrumbe del colegio Rébsamen; una más, un poco fuerte, es la de un chico cuyo padre se dedica al secuestro, y él juega con los niños en cautiverio”.

En el tercer libro, un adolescente con esquizofrenia deja de tomar sus medicamentos, lo que tiene un trágico final. Hay también una chica adicta a las drogas, como una forma de escapar a una terrible experiencia. También se encuentra un relato de otra chica que venera a la Santa Muerte, que implica ritos oscuros y tortura. Y otra chica más, que se dedica a quemar gatos, que termina por experimentar al-go similar.

Para Liliana Rivera, las últimas historias son muy fuertes, pero es necesario que sean contadas de manera más realista y que provoquen la empatía y la reflexión, pues dentro de la literatura infantil y juvenil no se encuentran así. Sí se ha escrito sobre esos temas, reconoció la autora, pero no están contadas de manera realista como debería o podría ser, reiteró.

La edición de autora se puede adquirir a través de Mercado Libre o contactar a la escritora a través de sus redes sociales. Facebook: Liliana Rivera Oficial; Twitter: @lilianadazrive1 e Instragram:lyrivera





MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: