Arrecian movilizaciones de trabajadores por falta de pago en el sector cultural


Ericka Montaño, Merry MacMasters y Mónica Mateos

 

Periódico La Jornada
Viernes 14 de junio de 2019, p. 3

Las movilizaciones de trabajadores del sector cultural arrecian. Si bien el director de comunicación social de la Secretaría de Cultura federal (SC), Antonio Martínez, rechazó el pasado martes versiones acerca de una huelga por parte de personal sindicalizado, ayer fueron cerradas desde las 6 de la mañana las oficinas de la dependencia en Paseo de la Reforma 175, y continúa también cerrada la Biblioteca de México José Vasconcelos que se ubica en la Ciudadela.

Representantes del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la SC (SNDTSC) demandan el incremento salarial prometido por el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 6 de diciembre.

En la Biblioteca de México, donde se encuentran las oficinas centrales de la Dirección General de Bibliotecas, instancia que dirige Marx Arriaga se está efectuando ‘‘un brutal recorte de mandos medios”, expusieron a La Jornada trabajadores que pidieron omitir sus nombres por temor a que aumenten las represalias. El miércoles, trabajadores cerraron también el Museo Nacional de Culturas Populares, en Coyoacán, que ayer tuvo actividad normal, pero hoy habrá movilizaciones en el Centro Nacional de las Artes y continuarán el fin de semana.

Cerrazón de autoridades

Las acciones del movimiento sindical dependerán en gran parte de los resultados de la reunión que ayer iniciaron a las 18 horas los trabajadores de Cultura con representantes de las secretarías de Hacienda y Crédito Público y Gobernación.

Ángeles Medina González, colegiada general ejecutiva del SNDTSC, detalló a La Jornada que el pago que exigen es un incremento para los trabajadores al servi-cio del Estado que ganan menos de 10 mil pesos, prometido por el presidente.

El anuncio que hizo López Obrador establecía que se daría ‘‘el porcentaje de inflación, más tres puntos porcentuales a quien ganara menos de 10 mil pesos mensuales; la inflación más dos puntos porcentuales a quien ganara entre 10 y 15 mil pesos y la inflación más un punto porcentual a quien ganara entre 15 y 20 mil pesos.

‘‘Es lo que demandamos. Sin embargo, las autoridades se han cerrado, y únicamente ofrecen un incremento de 3.4 por ciento directo al salario, pero no a las prestaciones, aumento incluso menor a lo que reportó el Inegi, que registró la inflación de 2018 en 4.8 por ciento. Además de que el incremento propuesto queda por debajo de este índice; tampoco considera los otros tres puntos porcentuales.”

Desde el lunes pasado, cuando comenzaron las movilizaciones, prosiguió la trabajadora, ‘‘pedimos una reunión con las secretaríasde Hacienda y Crédito Público y de Gobernación, representantes con poder resolutivo, para llevar a buen término la negociación o conocer cuáles son sus argumentos. Sin embargo, las autoridades programaron la reunión hasta ayer”.

Medina González lamentó que las autoridades hayan condicionado el encuentro: ‘‘dijeron que se tratará de una reunión meramente informativa, que nada vamos a resolver”.

El cierre de las oficinas de la SC es parcial, no permanente, admitieron. La entrevistada indicó que desde el lunes 10 ‘‘hemos permitido el ingreso de las personas; sin embargo, las autoridades mandaron poner palos en la parte interior del edificio para que nadie pudiera pasar. También cerraron ellos la reja del estacionamiento’’.

Los representantes del SNDTSC mantendrán su protesta por ‘‘la falta de atención a las demandas”, y hoy cerrarán Reforma e Insurgentes. Aseguraron que seguirá el bloqueo de sus centros de trabajo y de las unidades regionales en todo el país si no hay una solución.


▲ Aspecto de la protesta, ayer, frente a las oficinas de la Secretaría de Cultura federal.Foto Merry MacMasters

‘‘La Secretaría de Cultura federal continúa trabajando”, insistió el martes el vocero de esa dependencia, Antonio Martínez.

‘‘No existe tal huelga. Es el cierre de las instalaciones que realizan desde el lunes en demanda de mejoras salariales”, señaló el funcionario, quien reiteró que la Secretaría de Cultura acompaña a los trabajadores en el proceso de negociación con representantes de las secretarías de Gobernación y Hacienda.

En improvisada conferencia de prensa efectuada el pasado martes en las instalaciones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el director general de Administración de la SC, Hugo Huesca, dio el ‘‘posicionamiento” de la dependencia.

El funcionario reiteró que la secretaría a cargo de Alejandra Frausto está abierta del diálogo con los trabajadores.

Los empleados afectados por el cierre de la dependencia, de acuerdo con Huesca, son aproximadamente 2 mil, y añadió que lo único que la Secretaría de Cultura tiene autorizado ‘‘es un aumento de 3.35 por ciento, mientras el incremento a prestaciones que se está negociando es de 1.8 por ciento”.

Según el funcionario, el 3.35 por ciento fue aprobado el año pasado y ahí no hay ‘‘margen de maniobra”, además de que no le corresponde a la Secretaría de Cultura negociar el incremento a 1.8 por ciento en prestaciones, sino a la SHCP.

‘‘Si no autoriza Hacienda, nosotros no podemos darlo”, insistió.

También afirmó que no se han redactado actas administrativas contra los sindicalizados que cerraron las instalaciones de Reforma y de la Biblioteca de México, pero sí se han hecho actas notariales por el cierre de oficinas.

En el caso del cierre de la biblioteca localizada en la Ciudadela, Huesca sostuvo que más allá de las afectaciones a los trabajadores, ‘‘que si bien son parte importante de la institución, es el público el que más resiente el cierre”.

En ese recinto varios funcionarios adscritos al Servicio Profesional de Carrera denunciaron que les han pedido su renuncia con el argumento de que muchos puestos de mandos medios van a desaparecer de la estructura de la institución ‘‘para cumplir con la cuota de recortes ordenada por la SHCP. No es solamente en la Dirección General de Bibliotecas, todas las dependencias de cultura están en la misma situación”.

La trabajadora consultada señaló que si bien les han prometido que los van a indemnizar conforme a la ley y que no les van a escatimar nada, ‘‘eso no quita lo duro de la medida, quisiéramos conservar nuestros empleos”. Las protestas de los sindicalizados también se han dado en el Centro Cultural del Bosque, acompañadas con denuncias por el despido de empleados.

Al respecto, Huesca repitió el discurso oficial: ‘‘no ha habido despidos ni recortes. Son procesos, cuando cambia una administración la que entra contrata su personal de confianza; en cuanto a los trabajadores del capítulo 3000, se detectaron funciones duplicadas, pero se termina el contrato y no se despide; los trabajadores eventuales se contratan todos los años y cuando concluyó su contrato muchos decidieron ya no estar”.

Los trabajadores de confianza del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura también informaron a este diario que se sumarán a las protestas porque esa dependencia no ha resuelto sus demandas de respeto a sus prestaciones.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: