Adriana Velázquez Morlet deja la delegación del INAH en QR para ocupar la de Campeche



Adriana Velázquez Morlet deja la delegación del INAH en QR para ocupar la de Campeche

Patricia Vázquez

Corresponsal

Periódico La Jornada
Lunes 14 de enero de 2019, p. 9

Cancún, QR., La ahora ex delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia, (INAH) en Quintana Roo Adriana Velázquez Morlet, dejó la entidad para ocupar el mismo cargo en Campeche, donde el propósito es fortalecer Calakmul, por donde pasará el Tren Maya.

La funcionaria federal afirmó que se va muy satisfecha de Quintana Roo por los avances que tuvo en el cuidado y preservación de las ruinas arqueológicas, donde, por cierto, están por cerrar el acceso a la pirámide de Nohoch Mul, Cobá.

La ahora delegada del INAH en Campeche comentó que su paso de 25 años por Quintana Roo le dejó muchas enseñanzas, porque la entidad está llena de zonas arqueológicas, desde muy pequeñas, plataformas, piedras, hasta las enormes, como las 13 que están abiertas al público y otra más en proceso, Ichkabal.

Adriana Velázquez indicó que la primera medida para avanzar en la protección de esas zonas es tener un recuento, por lo que cuentan con más de 2 mil sitios con un primer nivel de registro y 550 con padrones más completos, es decir, con una cronología histórica.

Afirmó que en todos estos años el INAH logró forjar una presencia, por lo que el saqueo de ruinas se redujo sustancialmente; ahora hay personas que en sus predios cuentan con vestigios arqueológicos, pero que por ignorancia o falta de conciencia, prefieren destruir para edificar.

Recordó que todo propietario de un predio que pretenda excavar tiene la obligación de dar aviso al INAH para verificar que no haya vestigios en riesgo de desaparecer; incluso, comentó que muchas veces sólo recomiendan al propietario dónde construir y cómo resguardar la cultura, pero falta seguimiento en los trabajos con autoridades, inversionistas y dueños de predios.

Aclaró que no será posible excavar todos los sitios arqueológicos que hay porque es un proceso muy costoso y largo, y que no se trata de excavar por excavar, ya que se hace sólo para tener respuestas a preguntas específicas.

Velázquez Morlet destacó la importancia de los vestigios de Quintana Roo, como Ichkabal y Dzibanché, que dan cuenta de los sistemas políticos muy tempranos; de Tulum y todos sus sitios de la zona oriental, importantísimos para entender el posclásico de la época inmediata anterior a la de los españoles, que, a pesar de ser muy conocidos por el público, falta mucho que entender e investigar la dinámica socioeconómica que hubo en esa región.

También resaltó el tema de los cenotes y cavernas de Tulum, con restos premayas nunca antes documentados, así como otros esqueletos humanos que se han encontrado, junto con la enorme cantidad de fauna que hay en la zona, por lo que llamó a proteger esos sitios.

Adriana Velázquez dijo que el año pasado hubo una cifra record de visitas, con 3 millones 471 mil personas; es decir, el turismo no pone en riesgo los vestigios porque se hacen trabajos de mitigación y conservación, no obstante, sitios como las ruinas de Nohoch Mul, en Cobá, ya deberán cerrar sus puertas: es la única pirámide que todavía permite el acceso en sus escalinatas, pero estudios demuestran que se están deteriorando, además de que ha habido accidentes, por lo que antes de partir, señaló que dejó todo listo para su cierre.

Concluyó que Quintana Roo es un estado maravilloso, generoso, riquísimo; ha sido un privilegio trabajar aquí.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
A %d blogueros les gusta esto: