María Dolores Pradera dio un estilo novedoso al folclor latinoamericano


De la Redacción
 

Periódico La Jornada
Martes 29 de mayo de 2018, p. 8

Con una trayectoria de más de siete décadas y activa sobre los escenarios hasta casi los 90 años, la cantante y actriz española María Dolores Pradera (Madrid, 1924) murió este lunes en su ciudad natal a los 93 años, informaron sus familiares.

Difusora innegable de la canción española y de la música de Latinoamérica en general, interpretó fados, coplas, rancheras, baladas y boleros.

Como cantante realizó varias giras por Hispanoamérica con Los Gemelos, y alcanzó un enorme éxito debido al estilo novedoso que imprimía a los distintos aires folclóricos latinoamericanos. Pradera cantó temas de Chabuca Granda y de José Alfredo Jiménez. Entre sus éxitos se encuentran: Amarraditos, La flor de la canela, El rosario, Fina estampa, Que te vaya bonito, Caballo prieto azabache y El tiempo que te quede libre.

Su estilo se encuentra en el género lírico-folclórico hispanoamericano.

Unos meses en Chile

Cuando tenía seis años de edad fue llevada a Chile, donde su padre tenía negocios en la zona salitrera. Después de varios meses, regresó a España y, al finalizar la guerra civil, comenzó los estudios de bachillerato, que no terminó.

Su primer trabajo en el cine lo realizó en 1941, cuando intervino como extra en la película de Juan de Orduña, titulada Porque te vi llorar. Después de trabajar en los filmes Mi vida en tus manosAntes de entrar dejen salir, saltó a la fama como actriz dramática por las cintas Altar Mayor, en 1943, y al año siguiente Inés de Castro.

Paralelamente a sus papeles en el cine, se sintió atraída por el teatro, lo que la llevó a entrar como meritoria en la Compañía de Carmen Carbonell y Antonio Vico, en la cual no estuvo mucho tiempo, ya que pasó luego a la Compañía de Guadalupe Muñoz Sampedro, para trabajar en la comedia de Enrique Jardiel Poncela titulada Madre, el drama padre (1942).


María Dolores Pradera en Ciudad de México, el 12 de mayo de 1998Foto Francisco Olvera

A este trabajo le siguieron otras interpretaciones en cine, como las realizadas en Espronceda, de Fernando Alonso (1945); Es peligroso asomarse al exterior, de Alejandro Ulloa; Embrujo, de Carlos Serrano de Osuna (1946); María Antonia la Caramba, de Antonio Ruiz Castillo (1950), y en Niebla y sol, de José María Forqué (1951).

Carrera teatral en ascenso

Posteriormente, su carrera como actriz de teatro continuó en ascenso y se convirtió en primera actriz del Teatro Eslava de Madrid con la versión de La celestina, de Escobar, con la que acudió, más tarde, al Festival de Teatro de las Naciones, que se celebró en París. En 1952 debutó como cantante en la boite madrileña Alazán.

En el Teatro Lara representó la comedia de Alejandro Casona, Las tres perfectas casadas, y en 1968 Mariana Pineda, de Federico García Lorca, en el Teatro Marquina de Madrid. Tras esta obra, comenzó su retirada del mundo de los foros.

Sus últimos trabajos en el cine fueron: en 1969 Fortunata y Jacinta, de Angelino Fons, y un año después La Orilla. Poco a poco abandonó también el cine para dedicarse a sus recitales.

María Dolores Pradera estuvo casada con el actor Fernando Fernán Gómez, con quien tuvo dos hijos, Fernando y Helena.



MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: