la emblemática Santa María La Ribera


Santa María La Ribera es la colonia más antigua de la Ciudad de México. Inaugurada en 1861 sobre los antiguos terrenos de La Teja, marcó la explosión inicial de una ciudad que un siglo y medio más tarde se ha convertido ya en la segunda más grande y extensa del planeta.

Los 32 lotes que los hermanos Joaquín y Estanislao Flores pusieron a la venta en esos días (“México tiene sin duda qué crecer y todo anuncia que será hacia el lado poniente”, se leía en la publicidad del nuevo fraccionamiento), iniciaron el alejamiento de esta urbe del sitio en la que la habían dejado los conquistadores españoles.

Las crónicas cuentan que la colonia nació sin servicios; carecía de luz, de agua, de empedrados y embanquetados. Los ricos que deseaban apartarse de las epidemias, de la insalubridad del centro, la llenaron de árboles, y de caserones exultantes, y la convirtieron  en uno de los sitios más hermosos de la ciudad.” Texto tomado de “La colonia Santa María La Ribera en ruinas” escrito por Héctor de Mauleón y publicado en El Universal el 08 de abril de 2013.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook