Juan Arturo Brennan: Una voz distinta



¡Pobre mujer! Salió huyendo de Costa Rica, muy joven aún, porque, en sus palabras, ‘‘fui una niña muy triste y muy sola, no tuve el amor de mis padres”. Y no lo tuvo porque era diferente, en una época en la que ser diferente era aún más problemático que hoy. El resultado fue un caso típico de saltar de la sartén para caer al fuego: la joven mujer vino a dar a México, esta gran cloaca de los derechos humanos. Porque si en este mundo hay una sociedad machista, clasista, racista, excluyente y discriminadora, ésa es la nuestra, eso es lo que somos. Así que esta mujer, latina, lesbiana, alcohólica, rebelde y respondona, se vio obligada a crecer y sobrevivir en una sociedad que, como sus padres, tampoco le dio amor, precisamente por ser todo eso.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Facebook