Festín Efímero lleva a escena el tema de los desaparecidos y la pérdida de identidad


Festín Efímero lleva a escena el tema de los desaparecidos y la pérdida de identidad


▲ Imagen del montaje La cabra o la fáula del niño y su dóberman, en el Foro A Poco No.Foto cortesía de la compañía

De La Redacción

 

Periódico La Jornada
Domingo 12 de agosto de 2018, p. 6

Una historia de suspenso que se construye a través de un juego de incertidumbre, en la cual los personajes pierden sus recuerdos y con ellos su identidad es la trama del montaje La cabra o la fábula del niño y su dóberman, que con dirección de Guillermo Revilla se escenifica en el Foro A Poco No.

La propuesta escénica escrita por Revilla es una historia contemporánea que parte de la violencia como mecanismo de control y detonante de la despersonalización de los individuos.

El montaje, a cargo de la compañía Festín Efímero, en coproducción con Teatro Línea de Sombra, busca establecer un diálogo basado en el contexto actual con los espectadores, además de consolidar la línea estilística marcada en su anterior pieza, que ha generado una excelente aceptación en el público.

En la obra, dos hombres apodados Perra y Marrana se encuentran atrapados sin saber dónde están, quién los atrapó y por qué. Para sobrevivir, deben cumplir con una tarea impuesta por su carcelero, hacerse cargo de una cabra, bajo un principio: todo lo que le pase a ella, les pasará a ellos; todo lo que les pase a ellos, le pasará a ella.

Conforme se desarrolla la trama, el encierro afecta la personalidad de los prisioneros hasta transformarlos por completo.

“La obra –comentó Guillermo Revilla– fue escrita a partir de notas periodísticas que dan cuenta de cómo muchos de los desaparecidos, en el contexto de violencia del país, no son asesinados de inmediato, sino que son obligados por los cárteles del narcotráfico a trabajar como sicarios, pero para ello son sometidos a un proceso de reducación en un contexto de alta violencia que quiebra su personalidad y los hace capaces de cualquier atrocidad.”

La pieza no pretende ser un testimonio meramente documental, añadió Revilla, quien en 2015 estrenó con la compañía Festín Efímero la obra Pozole o la venganza de los anacrónidas, trabajo ganador de la convocatoria de Incubadoras de Grupos Teatrales de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De acuerdo con el actor Andranik Castañón, en la trama los personajes tienen la posibilidad de salir en un punto, pero no lo hacen por lo que este sistema de reducación ha provocado en ellos. Sienten vergüenza de sí mismos y pierden su relación con el mundo.

Se aborda un poco lo que sucede en las familias de estas personas, pero sobre todo se cuestiona qué pasa con los desaparecidos, un tema bastante crudo.

En la puesta en escena, donde los personajes pierden la personalidad a partir de la violencia, participan los actores Héctor Iván González, Andranik Castañón, José Juan Sánchez, Édgar Valadez, Óscar Serrano y en una colaboración especial Emma Dib.

La cabra o la fábula del niño y su dóberman, de Guillermo Revilla, se presenta los martes y miércoles a las 20:30 horas en el Foro A Poco No (República de Cuba 49, colonia Centro Histórico).

La temporada concluirá el 5 de septiembre.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook