“Es una maldición tener padres famosos, se generan expectativas”



Ireland Baldwin, hija de Kim Basinger y Alec Baldwin, se dedica a trabajar como modelo.
IRELAND BALDWIN / INSTAGRAM
Ireland Baldwin quiere hacerse un nombre por sí misma, lejos de la fama de sus padres, Alec Baldwin y Kim Basinger. “Es una maldición porque la gente se ha generado expectativas sobre mí y sobre quién se supone que soy”, cuenta la joven, de 22 años.

Debo parecerme a mi madre y constantemente soy prisionera de las expectativas y eso es perjudicial para cualquier persona”, confiesa la modelo que ha aparecido en las portadas de revistas como Elle, L’Officiel o Marie Claire.



Reconocida como Guess Girl en 2017, uniéndose a iconos como Anna Nicole Smith, Ireland explica lo que es vivir en un punto de mira constante: “Intentas ser tú misma, pero todos los días tengo que recordarme que no me parezco a mis padres y que no soy mis padres”.

Actualmente, la estadounidense acaba de dejar la agencia IMG Models para firmar un contrato con Muse y dar un impulso su carrera.

Conor Kennedy, fundador de Muse, asegura que es “el momento de hacer de Ireland una marca dentro de la industria de la moda mundial”.


Baldwin se siente muy cómoda con su cuerpo y no duda en posar y subir fotos suyas con poca ropa, algo por lo que se la ha criticado en las redes sociales.

“Esto es lo que soy, tómalo o vete”. No voy a sentir vergüenza de mi cuerpo por estar delgada“, añade la muchacha en una de sus fotos en Instagram, quien también ha protagonizado una campaña para PETA contra el uso de pieles animales.

“Quiero ser lo más real posible con todos los que me siguen porque, para ser sincera, ¿cuál es el verdadero punto de las redes sociales si no puedes ser quien eres en realidad? No estoy aquí para pensar… todos ustedes creen que soy algo que no soy“, escribe Ireland.


La milennial no tiene pelos en la lengua y si alguien no le cae bien, aunque sea el presidente Donald Trump, lo dice. Más de una vez se ha mofado de Trump en redes sociales (su padre lo hace en televisión) y es partidaria de la marihuana para uso medicinal. “Creo que todo se debe hacer con moderación y responsabilidad”, explicaba sobre esta droga. 

Otro matrimonio que no acaba bien

Ireland tenía solo 5 años cuando en 2000 Kim Basinger y Alec Baldwin pusieron fin a su matrimonio, pero se pelearon durante tres años en los tribunales por la custodia de su única hija.

Como parte del acuerdo de divorcio y custodia, Alec tenía que asistir a terapia para controlar su ira y las llamadas a su hija estaban limitadas a 90 minutos al día.


Por otro lado, Basinger acordó instalar una línea telefónica privada para su hija, a expensas del actor , y enviaba por correo electrónico informes semanales sobre las actividades de su Ireland, según publicó la revista New York Magazine.

En 2006, el actor afirmó en el juzgado que Basinger estaba obstruyendo sus visitas y llamadas telefónicas a Ireland.






MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: