Crecimiento económico de México se ubicará entre 2.5 y 2.8% este año: OCDE


 

Ciudad de México. La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico señaló que el crecimiento económico de México continuará siendo resiliente durante 2018 y 2019 al ubicarlo en 2.5 y 2.8 por ciento respectivamente debido a la incertidumbre que restringe la inversión privada.

También dependerá de los resultados de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El estimado para 2018 significa una mejoría mínima de tres décimas respecto al 2.2 por ciento estimado por el organismo en noviembre pasado. Señaló que entre los factores de incertidumbre en el país figuran, la violencia, corrupción y baja productividad.

En la presentación de sus Perspectivas Económicas alertó que se avecinan riesgos importantes para la economía mundial, derivados de conflictos comerciales y el alza en los precios del crudo principalmente.

Para México el organismo fijó la inflación en 4.4 por ciento, 0.4 por ciento más debido a un arrastre estadístico, pero, dijo, está dentro de lo esperado y no se esperan presiones por salarios.

Recomendó mantener la política macroeconómica, ampliar la recaudación a través de impuestos verdes, a la herencia y a la propiedad inmobiliaria, así como continuar con las reformas estructurales.

El economista en jefe del organismo, Alvaro Pereira dijo que el diseño de sus escenarios no se basa en procesos electorales, de tal forma que sus especialistas estarán listos para trabajar con quien gane la Presidencia de México sea de izquiera o derecha, y acompañar al país en sus reformas.

A nivel global dijo que durante el periodo 2018-2019 el ritmo de la expansión mundial rondará el 4 por ciento, cifra cercana al promedio a largo plazo.

La OCDE advirtió que ” se avecinan riesgos importantes causados por tensiones comerciales, vulnerabilidades del mercado financiero y alzas en los precios del petróleo; asimismo, que queda mucho por hacer para alcanzar una fuerte y resiliente mejora a mediano plazo en el nivel de vida”.

México

Los especialistas de la OCDE señalaron que en México el crecimiento ha sido resiliente a pesar de los diversos shocks que han golpeado la economía. Expusieron que el crecimiento repuntará en 2018 y 2019 respaldado por el consumo privado pero también por la solidez demanda externa en cuanto a exportaciones de manufacturas como para servicios.

Puntualizaron que la incertidumbre continuará restringiendo la inversión privada aunque se espera que en 2018 se lleven a cabo actividades de reconstrucción relacionadas con los terremotos. Sin embargo la inversión privada podría aumentar si las negociaciones del TLCAN concluyen de forma satisfactoria.

Dijeron que la inversión pública se mantendrá moderada; se observa que las presiones de inflación retroceden en relación a su elevado nivel esto conforme han cedido los efectos de los golpes domésticos. Aseguraron que el mercado laboral mantiene su mejoría con la formalización de empleo y una tasa de desempleo en mínimos históricos , además de que no se observan presiones salariales.

Consideraron que en México el marco macroeconómico es sólido, ha ayudado a que la economía absorba de mejor manera los choques externos y es un requisito necesario para que la economía crezca a mayores tasas siempre y cuando se mantenga la disciplina fiscal, la política monetaria enfocada en la estabilidad de precios y un tipo de cambio flexibles.

El equipo de economistas de la OCDE que elaboró el documento resaltó que para el país es indispensable la continuación de las reformas fiscales pero, acotó, hay brechas en su desarrollo porque se ha avanzado mucho en algunas reformas y sus beneficios ya son visibles como los precios de servicios de telecomunicaciones, la política de competencia, la reforma regulatoria y la apertura del mercado energético.

En cambio las brechas se observan en que la aplicación de las reformas no es uniforme en todo el territorio sobre todo en materia de anticorrupción, transparencia y la reforma judicial.

Recomendaron mantener la disciplina fiscal y al mismo tiempo, avanzar en reglas fiscales que permitan aumentar la recaudación de impuestos y apoyar el crecimiento y la inclusión. Aumentar impuestos ya existentes sobre propiedad inmobiliaria, impuestos verdes y un impuesto sobre la herencia, reducir las exenciones del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y compensar a aquellos en situación de pobreza, fortalecer la función del Impuesto Sobre la Renta (ISR), al limitas exenciones.

El Mundo

La OCDE señaló que las bajas, aunque gradualmente crecientes, tasas de interés, aunadas a la flexibilización fiscal implementada en muchos países, apuntalará la expansión, la cual generará moderados aumentos en los salarios y la inflación.

Destacó que se espera que el desempleo en los países de la OCDE disminuya a sus niveles más bajos desde 1980, pero es posible tomar más medidas para atraer a más personas a la fuerza laboral.

En un mensaje aparte el secretario general de la OCDE, José Angel Gurría dijo que “se espera que la expansión económica continuará durante los próximos dos años y las perspectivas de crecimiento a corto plazo son más favorables que las observadas en muchos años anteriores. No obstante, la recuperación actual aún es respaldada por políticas muy flexibles en el ámbito monetario y, cada vez más, en el ámbito fiscal. Esto sugiere que aún no se ha logrado un crecimiento fuerte y autosuficiente.”

Gurría señaló que es es necesario que los responsables de la formulación de políticas públicas se enfoquen más en políticas estructurales para promover las competencias y mejorar la productividad, con el fin de lograr un crecimiento, fuerte, sostenible e incluyente.





MÁS INFORMACIÓN


¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook