Automodelo forma a los impulsores de la tradición musical oaxaqueña del futuro


▲ Un momento del concierto que ofrecieron los músicos de Automodelo en el Cenart el viernes pasado.Foto María Luisa Severiano

Fabiola Palapa Quijas

 

Periódico La Jornada
Domingo 12 de agosto de 2018, p. 4

Los niños del proyecto Automodelo para las Músicas de Tradición oral en Oaxaca ofreció el viernes un concierto en el auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes como parte de las actividades de la Feria de las Lenguas Indígenas y Nacionales.

El proyecto, impulsado por el maestro Francisco Toledo por conducto del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), brinda talleres a niños y jóvenes interesados en la música de sus comunidades para que se conviertan primero en aprendices conscientes y después en maestros que den continuidad a sus tradiciones musicales.

Con piezas como las danzas de la Malinche y de Maliünts, una canción mixe y merequetengues costeños, los jóvenes de la tierra de las nubes presentaron un lienzo musical de sus culturas y tradiciones, como la ofrenda a los cuatro elementos, tierra, agua, fuego y viento, que son muy importantes para los pueblos originarios.

Adalid Sandoval, de Río Grande; Ixchel Camacho, de Tezoatlán, Huajuapan; Quetzalli Pérez Salvador, de Oaxaca; Denny Flor Tomás Rodríguez, de Tamazuluapan del Espíritu Danyo; Hugo Alberto Hidalgo Buenavista, de San Mateo del Mar, y María Inés Cisneros Sánchez, son violinistas activos en sus comunidades y pertenecen a distintas tradiciones musicales de cuerdas; algunos tocan chilenas, otros sones y jarabes o pasodobles, y dos son violinistas de danzas.

Antes del concierto, el etnomusicólogo y director del proyecto, Rubén Luengas, recordó que con Sergio Navarrete hizo un diagnóstico profundo de qué, dónde y cómo se toca la música de Oaxaca; este trabajo les permitió saber que estaba la música de tradición escrita y la de cuerdas de tradición oral que se encontraba en peligro.

Automodelo se creó para dar continuidad a la ejecución de música de cuerdas de tradición oral; su proyecto piloto consiste en dar a los jóvenes herramientas técnicas y metodológicas de la música, de la investigación y de la promoción.

Como resultado del proyecto, que desde hace tres años se realiza en el CaSa, Luengas compartió que la joven Ixchel Camacho, quien nació en Chicago, cuyos padres fueron deportados, aprendió a tocar el violín en la mixteca y próximamente regresará a Estados Unidos para estudiar en el conservatorio.

La maestra de violín de los jóvenes, Rie Watanabe, anunció que con motivo de los 130 años de relaciones entre México y Japón, en marzo de 2019 el grupo de Automodelo, con apoyo de la embajada, llevará su música a los japoneses.

El concierto de Automodelo fue una de las actividades que el CaSa, la Asociación Civil Amigos del Iago y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo realizaron en la Feria de las Lenguas Indígenas Nacionales, la cual concluye hoy en el Cenart.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook